El té y la obesidad

03 Septiembre 2011 · Redacción Estarguapas
El mito de una persona obesa, es tener siempre la imagen, de una persona que no puede ejercer ningún movimiento de la cantidad de grasa que su cuerpo acumula y que le impide moverse, sin embargo, estos son los casos extremos, en los que en ocasiones, puede llegar incluso a la muerte. Una persona obesa, simplemente, recibe este nombre cuando tiene principios de obesidad, es decir, que tiene excedente de grasa en su cuerpo más alta de los niveles normales que el organismo debería de tener. En resumen, las personas con obesidad, son aquellas que cotidianamente, las llamamos “gorditas”, aquellas que les sobran unos kilitos. A parte está el grado de obesidad en el que se pueda encontrar. Para aquellas personas que tienen esos “kilitos” de más, el té, es uno de los adelgazantes que les puede echar una mano en la cuestión de eliminar peso. Esta sustancia es a su vez, una fuente de salud y existen muchos y variados: relajantes, depurativos, excitantes… Al té, se le atribuyen propiedades medicinales, se dice que la persona que bebe al día una o más varias tazas de té, disminuye el riesgo de sufrir problemas de corazón. Una de sus propiedades, es que estimula el sistema nervioso, con ello, aumenta el ritmo cardíaco, algo que hace que la sangre llegue con más facilidad a todos los órganos, además posee la propiedad de ser antivírico, librando de enfermedades como la gripe. Su acción reconstituyente, ayuda a mejorar la fatiga y ejerce una acción anticaries. Su efecto saciante, es un gran aliado para aquellas personas, que como ya hemos dicho, tienen algunos kilos de más y necesitan de dietas.
Noticias relacionadas

Noticias en portada