barra head

10 mujeres comparten los mejores consejos de belleza que han recibido de sus mayores latinas

hispanic heritage latina advice

Cuando era más joven, me sentaba en el suelo entre las piernas de mi madre para ver la televisión mientras ella me peinaba. La mayoría de las veces, en diferentes estilos de trenzas y coletas gruesas que se le ocurrían, cada una atada con una bolita en el extremo, que es como llamábamos a los coleteros con las enormes cuentas en las puntas.

Los días de lavado eran mis favoritos. Mi madre me daba un masaje en el cuero cabelludo con este brebaje casero, del que yo no era muy fan porque odiaba el olor. En realidad estaba allí para el masaje. Ella tomaba un huevo crudo, aguacate, mayonesa y aceite de oliva, y lo mezclaba para crear una mascarilla acondicionadora para mi cabello. Ella juraba por ella, incluso la ponía en el microondas de cinco a diez segundos para calentarla, ya sabes para que realmente sus propiedades "funcionaran".

Con el paso de los a√Īos, me hice mayor y empec√© a peinarme yo misma, y a ganar suficiente dinero para comprar mis propios productos en la tienda, as√≠ que finalmente abandon√© el tratamiento DIY por completo, e incluso me olvid√© de √©l hasta una d√©cada m√°s tarde.

Luego, en 2020, vi que Cardi B public√≥ un video de ella misma haciendo un tratamiento para el cabello similar al que mi mam√° sol√≠a hacer para m√≠ hace a√Īos, para su propio cabello -excepto que este inclu√≠a un mont√≥n de ingredientes adicionales, como pl√°tanos, miel y aceite de arg√°n.

Despu√©s de ver el v√≠deo, pens√©: "Vale, ¬Ņentonces no era s√≥lo mi madre? Esta mascarilla para el pelo debe ser algo caribe√Īo o dominicano". Y luego me puse a pensar m√°s profundamente. Las latinas son un tesoro de secretos de belleza, algunos de los cuales se han transmitido durante generaciones. Puedo imaginarme a mi abuela en su casa en la Rep√ļblica Dominicana haciendo la misma mascarilla para el cabello para mi mam√° y mis t√≠as cuando estaban en la escuela primaria.

S√© que no soy la √ļnica que ha tenido esta experiencia. Hay mujeres que se tratan las ra√≠ces del pelo con aceite de ricino, se aplican agua de avena en la cara (otra de mi madre), juran por los productos de Ponds, y as√≠ sucesivamente, todo porque otra mujer les ense√Ī√≥ c√≥mo hacerlo, y que funcionaba.

Por eso he pedido a latinas de todas las profesiones que compartan los mejores consejos de belleza que han recibido. Aseg√ļrate de tomar nota.

Nidia Serrano, dominicana

"Las mujeres de mi familia son partidarias de lucir siempre lo mejor posible. Todo empez√≥ con mi abuela, que a sus 98 a√Īos siempre se enorgullec√≠a de tener una piel bonita y sana. ¬ŅSu secreto? El agua de arroz. Cuando viv√≠a en la Rep√ļblica Dominicana, cocinaba arroz todos los d√≠as y guardaba el agua despu√©s de lavar el arroz. Luego se lavaba la cara cada ma√Īana y cada noche con esa misma agua de arroz para eliminar las toxinas, proteger su piel del sol y prevenir las arrugas. Aunque ella ya no est√° con nosotros, todav√≠a conservo ese consejo sobre el agua de arroz. Estoy entrando en la treintena, as√≠ que ya sabes que el arroz nunca falta en mi despensa".

Lilliana V√°zquez, mexicana y puertorrique√Īa

"Como la m√°s joven de siete ni√Īas, la belleza siempre ha sido una parte central de la vida de mi madre. Ella aprendi√≥ todos sus consejos y trucos de sus hermanas, y dice que crecer en su casa era un poco como vivir en un sal√≥n de belleza. Lo probaban todo, y todo ese conocimiento se me transmiti√≥ a m√≠, especialmente cuando se trataba de mi piel.

Mi madre era madre soltera, por lo que no ten√≠a tiempo para muchas gestiones extra por la ma√Īana. Ten√≠a dos, a veces tres trabajos, para asegurarse de que mi hermano y yo estuvi√©ramos lo mejor posible. Eso significaba que se saltaba la base y el complicado maquillaje de ojos antes del trabajo en favor de las cejas y las pesta√Īas, que realzaban sus mejores rasgos, ¬°r√°pidamente!

Al final de un largo d√≠a, opt√≥ por utilizar su rutina de cuidado de la piel como rutina de autocuidado. Siempre dec√≠a: "Cuando tienes una piel as√≠, ¬Ņpor qu√© querr√≠as cubrirla?". Y tiene raz√≥n. A los 61 a√Īos, mi madre tiene una piel luminosa, hermosa y brillante que rivaliza con la de una mujer de la mitad de su edad.

As√≠ que, desde que era muy joven, siempre me ha ense√Īado a cuidar mi piel. Para ella, eso significa utilizar productos sencillos y limpios, pasar poco tiempo al sol y adoptar un enfoque de "menos es m√°s". Aunque le encanta el maquillaje, el cuidado de la piel siempre fue su objetivo, y es algo que he aprendido a priorizar en mi rutina de belleza diaria."

Fiana Garza Tulip, hispanoamericana

"Cuando era m√°s joven, tal vez 3 o 4 a√Īos, no pod√≠a esperar a que mi madre llegara a casa. Era mi mejor amiga y la admiraba. La recuerdo llegando a casa algunos d√≠as con un mont√≥n de cajas rosas de Mary Kay y llena de energ√≠a. Me ense√Īaba en qu√© parte de la cara iba cada paleta de color de cada caja: p√°rpados, mejillas, labios.

Una vez, encontré sus cajones de maquillaje y me subí a su tocador para ponerme todo en la cara como ella. Pero cuando me miré en el espejo me puse a llorar porque realmente parecía un payaso. A mi madre le pareció divertidísimo. A mí, no tanto.

Pero cuando crecí y empecé a desarrollar mi propia rutina de belleza, me di cuenta de que siempre tenía esos frascos y paletas rosas de lociones y productos Mary Kay en mis cajones y bolsas de maquillaje. Era como si ella los metiera allí sin que yo lo supiera, o (más probablemente) yo se los quitara sin que ella lo supiera.

Una lecci√≥n que me ense√Ī√≥ y que se me quedar√° grabada para siempre es la de hidratar mi rostro con una emulsi√≥n/loci√≥n de noche, y tiene que ser espec√≠ficamente para la noche. Este fue el truco para mantener un brillo juvenil a medida que envejec√≠a. Est√° claro que a ella le funcionaba. As√≠ que me suministraba tarrinas de la Crema de Noche Extra Emoliente de Mary Kay. No puedo recordar ning√ļn momento en el que no tuviera una en mi kit de cuidado de la piel.

Cada vez que lo usaba, lo sentía tan espeso y caliente en la piel que no podía dormir porque me daba mucha paranoia manchar las almohadas con él, ya que es de un color rosado-anaranjado. Pero mi madre me dijo que lo usara, así que opté por varias noches de insomnio en aras de la juventud.

Por desgracia, mi madre falleci√≥ de COVID el a√Īo pasado, el 4 de julio. En su honor, algo que puedo garantizar que siempre tendr√© en mi gabinete es esa crema de noche Mary Kay. El olor me recuerda aquellos d√≠as en los que nuestra relaci√≥n era dulce. Puede que no la use todas las noches (ya que he aprendido que dormir es muy importante), pero siempre que necesito un peque√Īo empuj√≥n de mam√°, me la paso por la cara como ella me ense√Ī√≥".

      Sonia Hendrix, puertorrique√Īa, alemana y estadounidense

      "Mi tocaya y abuela, Zonia Lida Heredia Hendrix, es una hero√≠na de la Segunda Guerra Mundial y antigua veterana. Fue una de las primeras 200 mujeres de la historia de Estados Unidos que se alist√≥ en el ej√©rcito a trav√©s del Cuerpo Femenino del Ej√©rcito que se cre√≥ durante la Segunda Guerra Mundial, tras llegar a Estados Unidos sola desde Puerto Rico cuando era adolescente. Por desgracia, mi abuela falleci√≥ el D√≠a de la Madre de 1987, un a√Īo despu√©s de que yo naciera, pero su legado sigue vivo en m√≠.

      Ella cre√≠a que la fuerza frente a la adversidad es la verdadera belleza. Le inculc√≥ a mi padre, que a su vez me inculc√≥ a m√≠, que mantuviera siempre la cabeza alta y creyera en m√≠ misma. As√≠ que cuando se trata de mi rutina de belleza, definitivamente me inclino por el aspecto natural. No siento que necesite mucho maquillaje. Esa actitud viene de c√≥mo me criaron. Me encanta dejar que mi piel natural de tono oliva brille a√Īadiendo mis productos favoritos: colorete, delineador de ojos y una sombra de ojos natural y brillante. Eso es lo m√°ximo que hago. Sin embargo, si tengo un evento, me gusta el glamour: pesta√Īas, l√°piz de labios que destaque, contorno, todo el conjunto".

      Catherine Villaquiran, ecuatoriana

      "Tan pronto como empec√© a mostrar cualquier signo de pubertad, recuerdo que mi abuela me dijo ...'aye Niña tienes que poner crema en esa cara y especialmente en el cuello por que vas a ver como un pavo antes de los 40!' (Traducci√≥n: Aw girl, you need to put cream on that face, and especially on your neck, or you're going to see like a turkey before 40).

      A continuaci√≥n, no s√≥lo me ense√Īaba c√≥mo aplicar correctamente la crema en el cuello, sino c√≥mo masajear la crema utilizando la parte superior de la mano, empezando por la parte inferior del cuello hacia la barbilla. Y, por supuesto, a no utilizar movimientos r√°pidos porque 'no quieres que las arrugas lleguen antes de su tiempo'. (Traducci√≥n: No quieres que las arrugas lleguen antes de su tiempo).

      Honestamente, la repetici√≥n constante de mi Señora y la descripci√≥n v√≠vida de tener mi cuello colgando antes de los 40 definitivamente puso un miedo c√≥mico dentro de m√≠ antes de mi 21 cumpleaños. Gracias a mi Señora he hecho un esfuerzo de conciencia para aplicar mi crema facial a mi cuello diariamente y a menudo rezo una pequeña oraci√≥n pidiendo no tener "un cuello de pavo".

      M√≥nica Rivera, puertorrique√Īa y cubana

      "Esta es 'Bela', la mejor forma en que pod√≠a pronunciar "abuela" cuando era ni√Īa. Bela era puertorrique√Īa y cubana con un gran sentido del estilo. De lunes a viernes iba en tren desde el Bronx hasta el bajo Manhattan para ir a su trabajo en la compa√Ī√≠a telef√≥nica. Llevaba vestidos, tacones altos, bisuter√≠a y su caracter√≠stico pintalabios rojo, siempre.

      Los fines de semana, cambiaba los vestidos por algo m√°s informal y se cubr√≠a el pelo con un elegante pa√Īuelo. Pero siempre remataba sus conjuntos con un l√°piz de labios rojo.

      Pasábamos mucho tiempo juntas en la cocina, yo viéndola cocinar y ella dándome valiosos consejos de vida. Una cosa que nunca olvidé fue llevar siempre un lápiz de labios rojo. Me aconsejó que, independientemente de lo que llevara puesto o de la situación, me haría ver bien al instante y la gente se fijaría en mí. No mentía. Décadas después, todavía sigo este consejo de belleza. Para mí, Bela era la personificación del estilo y la gracia".

      Lorizbeth Croes, ecuatoriana

      "Mi abuela se llama Alba. Naci√≥ en 1939 y es una mujer fuerte y creyente. Vino de Ecuador hace unos 30 a√Īos y he tenido la bendici√≥n de ser criada por ella y por mi madre toda mi vida.

      Si yo o cualquiera que la conozca pudiera describir a mi abuela en un par de palabras, sería sin duda elegante y atemporal. Es una mujer que destila amor y eso se nota. Mi abuela cree que uno se siente como se ve, así que por qué no verse lo mejor posible para sentirse lo mejor posible.

      Eso significa cuidar tu cuerpo y tu piel. Ella siempre hacía hincapié en comer limpio y en hacer de la crema hidratante tu mejor amiga, asegurándose de aplicársela todos los días sin duda sobre la cara y el cuello para mantenerse joven. Mi abuela también me sirve siempre batidos verdes y tés de hierbas que me ayudan a sentirme y verme mejor. Uno de los batidos que prepara a menudo consiste en mezclar berros, col rizada, espinacas, fresas, jengibre, miel, agua y limón para obtener un sabroso manjar. Definitivamente, mi abuela es un tesoro".

      Yasmin Maya, mexicana

      "Juana, mi madre, es la t√≠pica madre mexicana, muy estricta, pero con un gran coraz√≥n y amor por su familia. Nos tuvo a m√≠ y a mis hermanos a los 20 a√Īos y se mud√≥ a un pa√≠s sola con mi padre, as√≠ que no hab√≠a nadie que le diera consejos sobre belleza o sobre c√≥mo cuidarse. No fue hasta que empez√≥ a tener algunos problemas de piel que empez√≥ a centrarse en el cuidado de la piel.

      A los 30 a√Īos, empez√≥ a ver problemas en la piel como l√≠neas de expresi√≥n, arrugas y falta de firmeza en la piel. Adem√°s, ten√≠a una piel muy grasa y pensaba err√≥neamente que era mejor no utilizar productos hidratantes. En realidad, su piel ped√≠a hidrataci√≥n. As√≠ que despu√©s de lidiar con esos problemas, se dio cuenta de que no quer√≠a que yo pasara por lo mismo. Todav√≠a era joven y ten√≠a tiempo para aprender de sus errores, a diferencia de ella, que no ten√≠a a nadie que le diera consejos cuando era m√°s joven.

      El mayor consejo de belleza que me dio mi madre fue que la prevención es la clave. Eso significa cuidarse desde dentro y dar prioridad a la piel, porque ella lo aprendió de la manera más dura. Así que cuando estaba en el instituto, y sabía que no trabajaba y no podía permitirse comprar mis propios productos para el cuidado de la piel, me los compraba. Es algo que hasta el día de hoy seguimos compartiendo juntas. Si hay un producto sagrado del que nos enamoramos, compramos uno extra para regalarnos".

      Margarita Arriagada, peruana

      "La relaci√≥n de mi mam√° con la belleza y, m√°s espec√≠ficamente, con el l√°piz labial fue tan profunda e impactante para m√≠ que creé una marca, Valdé Beauty, en homenaje. Para mi mam√°, usar l√°piz labial era una armadura. Aunque le encantaba maquillarse, con pelucas y todo, la barra de labios era el ritual que utilizaba para levantarse constantemente. Rara vez la ve√≠a sin √©l.

      Cuando mi madre empezó a sufrir una demencia severa, dejó de reconocerme. Pero cada vez que sacaba un lápiz de labios para aplicárselo, se animaba y fruncía los labios para prepararse para la aplicación. Se miraba en el espejo, sin darse cuenta de que se veía a sí misma en el reflejo, y besaba el espejo porque veía a una mujer hermosa. Este profundo recuerdo de que nunca olvidó cómo le hacía sentir el pintalabios es lo que me llevó a crear una marca de pintalabios centrada en la experiencia de llevarlos y en lo que significan para la gente. Llevar pintalabios le ayudaba a sentirse guapa, y para ella siempre había sido un acto de rebeldía y de sacar fuerzas, ya que era un símbolo de vivir la vida en tus propios términos.

      Hay una cita espec√≠fica que nunca olvidar√© de ella que surgi√≥ durante un momento dif√≠cil para m√≠. Dijo: "Margarita, no te hundas en un vaso de agua. Ten fe, s√©cate las lágrimas, ponte tu labial y levántate'. (Traducci√≥n: Margarita, no te ahogues en un vaso de agua. Ten fe, s√©cate las l√°grimas, ponte tu labial y lev√°ntate)".

      Categorías:

      ¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

      4 votos

      Noticias relacionadas