El eterno debate: Flequillo sí/Flequillo no




Mi relación con mi pelo transcurre de esta manera: Me canso del pelado. Se me pasa por la cabeza la idea de cortarme el flequillo. Comienzo a fijarme en la cantidad de chicas que lo llevan y lo bien que les queda. Me voy al cuarto de baño, cojo mis tijeras y TRAS TRAS ¡bienvenido de vuelta, flequillo!. Me gusta. Me canso del flequillo. Deseo que me crezca de nuevo. Me tarda infinito en crecer. Lo tengo largo. Me aburro. Se me vuelve a pasar por la cabeza la idea del flequillo. Vuelta a empezar. Es mi ciclo de la vida (capilar).

Ahora mismo me encuentro en el comienzo del ciclo. Viendo fotos en Tumblr sin para de chicas con flequillo a las que les queda genial. Estoy reprimiendo las ganas de coger las tijeras y rendirme al deseo, pero recuerdo todo lo que me cuesta que el pelo crezca, y me acabo conteniendo.

Lo he comentado con más chicas y esto parece ser lo común ¿a vosotras también os pasa? y lo más importante ¿os volveríais a entregar al reinado del fleco?

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

16 votos

Noticias relacionadas
load