Así influye el tabaco en nuestra piel

Las personas somos de lo más curiosas. Cuando nos dicen que fumar que es malo, que provoca daños irreparables en pulmones, garganta  y demás, no le hacemos ni el más mínimo caso porque, al ser internos, no los estamos viendo y como que lo pasamos por alto, pero si decimos que el tabaco hace que envejezcamos antes, que nuestra piel se vea más fea y apagada, somos todo oídos.

Por ejemplo, el tabaco destruye las células de colágeno, por lo que hace que nuestra piel pierda elasticidad y se vuelva fláccida, provocando, en consecuencia, un envejecimiento prematuro. 

¿Queréis más? Bueno, pues la ojeras también tienen una relación directa con este hábito. Si eres propensa a estos horribles círculos en la zona del ojo, el fumar sólo hará que estos se marquen muchas más.

Por si todo esto fuera poco, el tabaco hace el que tono de tu piel esté más apagado, que no esté radiante y que la fatiga no desaparezca nunca. 

Y para rematar la faena: tus dedos y uñas pueden amarillearse por culpa de la nicotina. 

 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

6 votos

Noticias relacionadas
load