La raz贸n por la que est谩 mujer abraz贸 a una sintecho te har谩 emocionarte

SOLIDARIDAD

mujer abraza a sintechoSe convierte en un ejemplo de humanidad después de que una foto suya abrazando a una sintecho de la vuelta al mundo. 

Carmen Méndez, una joven de California, acudió a un restaurante de comida rápida con su novio para cenar. Mientras esperaban para hacer su pedido, observaron como una mujer sintecho estaba pidiendo sus sobras a la gente que estaba sentada en las mesas. A pesar de que el restaurante estaba lleno, nadie le hacía caso. Carmen, que había trabajado con mendigos en más de una ocasión, se fijó en ella y se sintió mal por la actitud de la gente. Como pensó que esta mujer no merecía las sobras de nadie sino un menú para ella, decidió pedirlo para regalárselo. Aunque la mayoría de las personas estuvieran mirando mal a esta mujer sin hogar, Carmen pensó que ella tan solo estaba muerta de hambre y no estaba haciendo nada malo.

Cuando Carmen se acercó a darle la cena a esta mujer, nunca esperó que ella reaccionara así. La mujer se emocionó con su gesto y comenzó a abrazarla con los ojos llenos de lágrimas. Esto hizo que Carmen, al llegar a casa, compartiera una reflexión sobre lo ocurrido junto al momento capturado perfectamente por su novio en esta imagen.

mujer abraza a sintecho

“Me debatí mucho entre si postear o no esta foto, pero considerando que en estos días muchos de nosotros damos gracias por lo que tenemos y compartimos lo que tenemos con los nuestros, comiendo alimentos deliciosos, cambié de mentalidad. No sabía que mi pareja había fotografiado este momento. Hace algunos días fuimos a Raising Canes y esperábamos para pedir cuando vi a esta mujer sintecho pidiendo a la gente que en lugar de tirar sus sobras, se las dieran a ella. Ninguna persona le dijo que sí, nadie le hizo ni caso. Era ignorada y eso rompió mi corazón. He hecho voluntariado con los sintecho durante muchos años. No me repulsan, ni me dan asco, ni me encogen el estómago. Los trato a todos con mucho cariño. Así que le dije a Fred que si la volvía a ver luego le daría mi comida. La busqué cuando nos íbamos y no la encontré. Me sentí triste sabiendo que ella estaría esa noche buscando simplemente algo de comida caliente. Pero cuando estaba a punto de tirar mi pollo y cinco tristes patatas fritas escuché un hilo de voz que me preguntaba que si lo iba a tirar. Me giré y allí estaba ella. Le di mi comida y ella se sentó a comer. Pero algo no estaba bien. Me sentía fatal, como un ser humano terrible alimentándola con mis sobras. Ella merecía más. Así que le compré una cena. Ella merecía una comida caliente. Cuando pedí le dije al empleado que por favor no la echara mientras esperábamos. Pude ver las caras de disgusto cuando ella se sentaba en una mesa a comer las sobras que le di. Noticias frescas, gente, no todos los vagabundos huelen a rosas… Estaba a punto de irse cuando le traje su comida. La mirada en su cara lo decía todo. Jamás había sentido algo así, gratitud pura y real. Ese abrazo que me dio, nunca había sentido un abrazo como ese. Esas lágrimas que lloró, las sentí dentro, muy dentro de mi corazón. Es un momento que jamás olvidaré. Así que la próxima vez que juzgues a alguien sin hogar, piénsalo dos veces. No todos ellos son homeless porque sean unos adictos o porque sean vagos.”

Personas como Carmen, como la mujer que ofreció su banquete de boda a personas sin hogar o como la nota de la dueña de un restaurante a un indigente que recogía comida del contenedor nos recuerda la importancia de la solidaridad. 

La foto de esta mujer abrazando a una sintecho y su reflexión ya ha sido compartida más de 90.000 veces.

驴Te gusta? 隆Punt煤alo!

13 votos

Noticias relacionadas
load