barra head

5 datos sobre la postura del misionero que te hará entender por qué es todo un clásico

SEXO CLÁSICO

postura misionero La postura del misionero es el clásico sexual por excelencia. Te damos 5 datos sobre ella que quizás no conozcas. 

Juguetes sexuales, masajes eróticos, juegos... hoy en día, la sexualidad es mucho más variada y, por lo tanto, también más entretenida. Sin embargo, la postura del misionero, la práctica sexual más clásica, sigue siendo la más habitual entre las parejas, ¿por qué? Puede que tampoco esté tan mal.

1. Es una postura natural y cómoda para ambos, por eso solemos practicarla aunque, en términos de placer, no es la más efectiva. 

2. Puedes aumentar el placer en esta postura si colocas un cojín debajo de tus nalgas. Esto puede que mejore el ángulo y la postura y que disfrutes más de la penetración. 

3. El inconveniente para nosotras es que, en la postura del misionero, el hombre es el que suele controlar el movimiento, el ritmo y la profundidad de la penetración. Esto puede solucionarse con la comunicación: no tengas miedo a guiarlo y decirle lo que tiene que hacer para que ambos disfrutéis más.

4. Es sin duda la postura más romántica, ya que permite a las parejas mirarse a los ojos, besarse apasionadamente y mantener sus cuerpos en contacto total. Aunque claro, esto no quiere decir que sea la única postura romántica. 

5. Es la mejor postura para las primeras veces, ya que, cuando no conoces demasiado a alguien, suele ser más cómodo no realizar prácticas arriesgadas. Con esta acertarás seguro. Si repetís, está en vuestras manos probar cosas nuevas o no.

¿Y tú, sigues disfrutando de la postura del misionero?

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

8 votos

Noticias relacionadas
load