6 razones por las que no consigues llegar al orgasmo

TIENE SOLUCI√ďN

razones por la que no alcanzas el orgasmo¿No consigues disfrutar del sexo plenamente? Estas son las razones por las que no consigues alcanzar el orgasmo.

Tendemos a pensar que, cuando practicamos sexo, el orgasmo es algo que llegará solo en cualquier momento. Y puede que sea así, pero también puede que no. Muchas mujeres tienen problemas para alcanzar el orgasmo y esto puede llegar a convertirse en una obsesión. Sin embargo, seguro que hay una razón de fondo para que esto ocurra y puedes buscarle solución. Estas son las razones por las que no consigues llegar al orgasmo.

1. Te limitas a la penetración: quizás tu pareja y tú os hayáis acostumbrado a que el sexo se base en la penetración, pero solo el 50% de las mujeres consiguen llegar al orgasmo de esta forma. Probablemente tu clítoris necesite más estimulación.

2. Te has obsesionado con el orgasmo. Uno de los principales consejos para alcanzar el orgasmo es no obsesionarnos con ello. Si no, te resultará imposible. Empieza a disfrutar del proceso, de los besos y de los preliminares sin pensar en que tienes que llegar al final. Así llegará solo.

3. Os saltáis los preliminares. Puede que tu chico no los necesites, pero para ti son básicos. Si no le estáis dando suficiente importancia a los preliminares, deberíais empezar a hacerlo.

4. Tienes estrés. El estrés puede hacer que nuestra cabeza esté en otra parte y no nos permita disfrutar del sexo. Si no te relajas y te dejas llevar, nunca conseguirás llegar al clímax.

5. No te conoces lo suficiente. Explorar nuestro cuerpo y nuestros gustos mediante la masturbación es fundamental para poder disfrutar del sexo con nuestra pareja. Si no conoces tus gustos, no podrás trasmitírselos a tu pareja.

6. No has probado a usar lubricante. Aunque el 40% de las mujeres no producen suficiente lubricante de forma natural para disfrutar del sexo, no todas se deciden a probar a usarlo. Hay muchos motivos por los que tu vagina puede estar demasiado seca –los preservativos o las hormonas, entre ellos–. Compra lubricante –o fabrica lubricante casero– y pruébalo. Notarás el cambio.

Si aún así el problema persiste, deberías visitar a un médico para asegurarte de que no existe ningún problema físico. Aunque lo más probable es que el problema esté en tu cabeza, una visita al ginecólogo nunca está de más.

 

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

17 votos

Noticias relacionadas