barra head

6 motivos por los que no deberías espiar a tu pareja por internet

NUNCA

espiar a tu pareja por internet¿Deberías espiar a tu pareja por internet? Aquí tienes 6 motivos para no hacerlo nunca.

El uso de los móviles y de internet nos ha dado la posibilidad de conocer una nueva forma de relacionarnos con gente, pero también nos está haciendo enfrentarnos a situaciones que nunca antes habíamos vivido. Para bien y para mal. Los tipos de relaciones que se establecen en las redes sociales, incluso en aplicaciones como Whatsapp, han generado en muchas ocasiones discusiones de pareja y han hecho que muchas personas sufran unos enormes celos en las redes sociales. Este problema, el cual se está volviendo uno de los principales problemas en muchas parejas, ha dado lugar a otra práctica que realiza más gente de la que pensamos: espiar a nuestras parejas.

Cuando te obsesionas con lo que puede estar haciendo tu pareja con su móvil o en las redes sociales, con quién está hablando en cada momento y de qué, comienzas a espiarlo. Primero, empiezas mirando su perfil de Facebook continuamente, sus likes de Instagram, a quién sigue a quien comenta. Luego, mirar su actividad pública en las redes sociales se te queda corto. Quieres saber más.

Un día, tu pareja deja su móvil en la mesita de noche y se va al baño. O deja su portátil encendido y su sesión de Facebook iniciada mientras sale con un amigo. Intentas controlarte pero tu cabeza no deja de darle vueltas a una sola cosa: “¿debería espiarle para asegurarme de que no está haciendo nada malo y que nuestra relación está bien?”. Dedicar dos minutos a comprobar que no te está engañando con nadie es una idea tentadora. Sin embargo, esto solo será el principio de algo que puede terminar rompiendo tu relación por completo. Y no me refiero a esa posible infidelidad. Para que te quede más claro, aquí van cuatro motivos por los que nunca deberías espiar a tu pareja por internet.

espiar a tu pareja por internet

1. Espiar es MUY adictivo 

Tu idea es mirar su chat de Facebook y comprobar que no está ligando con ninguna chica. O mirar sus últimas conversaciones de Whatsapp en ese momento en el que está despistado solo para comprobar que no ha vuelto a hablar con su ex. Pero esto no quedará ahí. Espiar a tu pareja es una práctica completamente adictiva y una vez que lo hagas, necesitarás hacerlo continuamente. Cuando compruebes que no hay nada sospechoso en el móvil de tu pareja y tampoco en tus redes sociales, no sentirás el alivio que esperabas. No te olvidarás de espiarlo para siempre porque habrás aprendido la lección. Al contrario, necesitarás comprobar cada día que todo sigue bien. Por eso, lo mejor es no empezar.

2. Siempre sales perdiendo

Si espías a tu pareja, no hay ninguna opción posible en la que te quedes tranquila y salgas ganando. Si no encuentras nada sospechoso por ninguna parte, te sentirás la peor novia del mundo por haber desconfiado de él. Si encuentras algo que podría ser sospechoso pero que no está demasiado claro, no podrás sacarle el tema directamente, porque para eso tendrías que confesarle que lo has estado espiando. Además, comenzarás a comportarte de forma diferente y él notará que te ocurre algo. Por último, también existe la opción de descubrir claramente que te está engañando. En este caso, te habrás enterado de la forma más dura posible. Con todos los detalles.

espiar a tu pareja por internet

3. No te gustaría que te espiaran

Esto es sencillo, pero conviene recordarlo a veces. Nunca hagas cosas que no te gustaría que te hicieran. Ya está, es así de fácil. Piensa en las cosas que tienes en tu móvil o en tus redes sociales. No estás engañando a tu pareja, ni siquiera estás intentando ligar con otros chicos. Sin embargo, todo el mundo quiere conservar su intimidad y mantener en privado esas conversaciones con su mejor amiga o esas fotos de hace años de la que se avergüenza. Todo el mundo se merece tener una intimidad, y esto no quiere decir que la utilicemos para engañar a nuestra pareja.

4. Quieres que confíe en ti

Si tu pareja te descubre con su móvil en la mano, abriendo su portátil o mirando su correo, te convertirás automáticamente en alguien en quien no puede confiar, y la confianza es la base de una relación. Si quieres ser alguien en quien él pueda confiar, empieza por confiar en él y no lo espíes.

5. Puedes poner en riesgo otra información

Tanto internet, como nuestro teléfono o nuestro ordenador son usados a diario para otras cosas que no tienen nada que ver con ligar o tener relaciones. Quizás tu pareja tenga información confidencial de su trabajo en alguno de sus dispositivos, y tú estás poniendo en riesgo esa privacidad por un simple capricho.

espiar a tu pareja por internet

6. Puedes controlarlo

Si en algún momento sientes la necesidad de espiar a tu pareja por internet porque crees que está hablando con otra personas, respira hondo, relájate y piensa. Puedes controlarlo, no es algo que no pueda evitarse. Además, recuerda que es imposible hacerlo una sola vez. Como ya te hemos dicho, esta sensación es adictiva. Elige otra vía más ética y legal –recuerda que espiar el móvil de tu pareja sigue siendo ilegal– como por ejemplo, hablar con él. Intenta obtener las respuestas que buscas preguntándole directamente y teniendo una conversación seria y relajada sobre lo que te preocupa. Cuando te explica con calma por qué pasa tanto tiempo con él móvil o quién es esa chica cuyos comentarios tanto te preocupan, seguramente comprobarás que todo estaba en tu cabeza y que no deberías haber desconfiado de él. Entonces te alegrarás de no haber espiado a tu pareja por internet.

 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

11 votos

Noticias relacionadas