Consejos para un matrimonio feliz

FELICIDAD DESPUÉS DE LA BODA

consejos matrimonio felizConsejos para un matrimonio feliz: cómo arreglar los problemas de pareja y ser feliz en el matrimonio.

Contraer matrimonio con alguien es el mayor gesto de amor que podemos tener, pero esto no quiere decir que, a partir del 'sí, quiero', nuestra relación vaya a ser perfecta para siempre. Los matrimonios también tienen discusiones y crisis y, además, entran en juego otros factores que, si no se llevan correctamente, pueden poner en peligro la relación. Por ejemplo, la monotonía de una relación larga, la llegada de los hijos a la familia o la convivencia durante años. Luchar contra todo esto para que siga habiendo amor, comunicación, pasión y cariño entre vosotros puede ser un trabajo duro a veces, pero realmente recompensa cuando sabes que todo va bien junto a tu pareja.

El post sobre el matrimonio que se hizo viral 
Cómo mejorar tu relación de pareja

Muchos libros y especialistas han hablado de cuál es la mejor forma de solucionar los problemas en el matrimonio y qué consejos hay que seguir para que nuestro matrimonio no acabe en divorcio. Hemos recopilado los más útiles para que puedas disfrutar de un matrimonio feliz toda la vida.

Sé cariñosa. Varios estudios han demostrado que las parejas que demuestran a menudo su cariño tienden a durar más tiempo juntas y a tener relaciones más felices. Las muestras de cariño diaria más allá del sexo, como un beso al llegar a casa o cogerlo de la mano en la calle, hacen que la otra persona se sienta querida, valorada y apoyada. Por el mismo motivo, los elogios, piropos o las muestras de ayuda a nuestra pareja hacen que nuestra pareja se sienta más seguro y apoyado en la relación. Un estudio demostró que son especialmente los hombres los que necesitan que sean cariñosos con ellos más a menudo, ya que las mujeres recibimos un trato más afectivo por parte de nuestras amigas que ellos por parte de los suyos. Ya sabes, dile aquello que hace bien, préstale tu ayuda cuando lo necesita y se cariñosa en cualquier momento. Todo esto contribuirá a que tengáis una relación más bonita y más sana.

No habléis solo de problemas. Cuando una pareja empieza a compartir una familia y una vida, también significa que empieza a compartir todos los problemas que esta situación conlleva. Facturas, problemas en el trabajo, problemas con los niños, reparto de tareas de la casa... Es cierto que hay que hablar de estos problemas para enfrentarse a ellos entre los dos, pero si se convierten en el único tema de vuestro conversaciones, acabará debilitando la relación. Muchos experots en relaciones y terapias de pareja aconsejan dedicar un tiempo al día, aunque sean diez minutos, para hablar de otros temas que no tengan nada que ver con los problemas cotidianos.

No te acomodes. Antiguamente, cuando en la poda se decía “hasta que la muerte nos separe” solía ser verdad. Los matrimonios duraban toda la vida –aunque esto no quiera decir que fueran todos felices–, pero hoy en día no es así. Si dejas de estar enamorado de tu pareja, puedes separarte. Si la relación te agobia o te aburre, también. Esto quiere decir que tenemos libertad total para separarnos cuando no estemos a gusto en la relación, pero también quiere decir que nuestra pareja puede hacer lo mismo. Acomodarse en la relación después de la boda es algo muy común. Sin embargo, debemos seguir cuidando a nuestra pareja y preocupándonos por tener una relación bonita sin que nos invada la monotonía también después de casarlos. Si no, tu pareja acabará aburriéndose. Si no lo haces tú antes.

consejos matrimonio feliz

Busca las cosas buenas. Después de unos años de matrimonio, muchas parejas empiezan a ver los inconvenientes de una relación tan larga, así como los de su propia pareja. Mientras más tiempo pasamos con una persona, más fácil nos resulta ver sus fallos. Cuando esto te pase, céntrate en ver las cosas buenas. Los matrimonios tienen muchas cosas positivas como la complicidad y la unión especial que sienten esas dos personas.

Mantén tu libertad. Que nos hayamos casado con alguien no quiere decir que debamos abandonar por completo nuestra vida anterior. Para que un matrimonio sea feliz es importante que las dos personas mantengan su independencia. Si sigues viendo a tus amigos, quedando con tus familiares y haciendo las actividades que más te gustan, tu relación también se verá beneficiada por ello.

No abandones el sexo. La antropóloga Helen Fisher decía que “aunque no te apetezca, debes hacer el amor de forma regular”. Esto no quiere decir que nos obliguemos a ello o que obliguemos a nuestra pareja a mantener relaciones sexuales. Pero sí tenemos que tener en cuenta que la pasión en el matrimonio no es la misma que en los primeros meses de relación, y esto no debe ser motivo para abandonar el sexo regular.

No idealices el amor. Igual que la pasión y el deseo sexual disminuye con el paso de los años, también cambian otras muchas cosas. El fracaso de muchos matrimonios se debe a que las parejas esperan que la fase de enamoramiento en la que empezaron la relación dure para siempre y, cuando no es así, no pueden aceptar que algo haya cambiado. Si idealizas tu matrimonio como una relación perfecta llena de pasión y de momentos románticos, te acabarás decepcionando. Una matrimonio es mucho más que esos momentos románticos que vivisteis cuando erais novios. Descubre cómo es estar casada con tu pareja cada día, en cada detalle. Si idealizas la forma en la que quieres que sea por adelantado, quizás te acabes decepcionando.

Esperamos que estos consejos para un matrimonio feliz te ayuden a encontrar la felicidad junto a tu pareja durante muchos años. 

 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

6 votos

Ranking
Noticias relacionadas
Noticias en portada