Las mejores poesías hechas por mujeres

VERSOS QUE TODAS DEBER√ćAMOS CONOCER

27Aunque sea un género que no cuenta con muchos lectores, si te decimos que nos recites algún verso seguro que te viene a la memoria alguna poesía de Quevedo, de Machado o incluso de Lorca. Pero y si te pedimos que nos recites algo de una poeta, ¿te viene algo? Lo más probable es que no, como nos ocurre a nosotras, porque la poesía escrita por mujeres no es algo que se suela estudiar en los colegios.

 

Es curioso que tengamos tan poco conocimiento sobre las autoras de este genero cuando lo inició precisamente una mujer, Ennedhuana, en el siglo XXII AC Para homenajearla a ella y a tantas otras autoras os dejamos tres de nuestro poemas favoritos escritos por mujeres.

 

FuertesCuando te nombran fue escrito por la gran poeta Gloria Fuertes, de la que este año se celebra el centenario de su nacimiento. Este es, sin duda una de las piezas que más admiramos de la grandísima artista madrileña:

Cuando te nombran,
me roban un poquito de tu nombre;
parece mentira
que media docena de letras digan tanto.
Mi locura sería deshacer las murallas con tu nombre,
iría pintando todas las paredes,
no quedaría un pozo
sin que yo asomara
para decir tu nombre,
ni montaña de piedra
donde yo no gritara
enseñándole al eco
tus seis letras distintas.

Mi locura sería
enseñar a las aves a cantarlo,
enseñar a los peces a beberlo,
enseñar a los hombres que no hay nada
como volverme loco y repetir tu nombre.

Mi locura sería olvidarme de todo,
de las 22 letras restantes, de los números,
de los libros leídos, de los versos creados.
Saludar con tu nombre.
Pedir pan con tu nombre.
- siempre dice lo mismo- dirían a mi paso,
y yo, tan orgullosa, tan feliz, tan campante.
Y me iré al otro mundo con tu nombre en la boca,
a todas las preguntas responderé tu nombre
- los jueces y los santos no van a entender nada-,
Dios me condenaría a decirlo sin parar para siempre.

 

plathSoy Vertical es un poema corto de la autora americana Sylvia Plath. Esta ama de casa que terminó por suicidarse, consiguió acercar la poesía al pueblo estadounidense gracias a versos tan hermosos como estos:

Pero preferiría ser horizontal.
No soy un árbol con raíces en el suelo,
que sorba minerales y amor maternal,
para que al llegar marzo sus hojas resplandezcan;
ni encarno la belleza de un jardín,
que atraiga exclamaciones y mueva a que lo pinten,
sin saber que muy pronto sus pétalos caerán.

Comparado conmigo, es inmortal el árbol.
Y una corola, no muy alta, pero más sorprendente,
y de uno anhelo la longevidad, y de la otra la audacia.

Esta noche, a la luz infinitesimal de las estrellas,
las flores y los árboles han estado esparciendo su refrescante aroma.
Yo camino entre ellos, pero ninguno se da cuenta.
A veces pienso en eso cuando duermo,
tengo que parecérmeles lo más posible:
pensamientos que se han ido empañando.
Yo, que estoy acostada, lo siento como algo natural.
Así es que el cielo y yo tenemos nuestras charlas,
y he de ser útil cuando yazca al fin:
por una vez, entonces, me tocarán los árboles, y tendrán tiempo para mí las flores.

VitaleCambios es el poema que queremos destacar de la aclamada autora uruguaya Ida Vitale. Su obra está llena belleza y dolor causado por el exilio: 

Puede cambiar la vida
sus ramas, como un árbol
cambia las suyas desde
el verde hasta el otoño.

Puede, pilar oscuro,
suplicio oscuro puede
recubrirse de frutos
como un mes de verano.

Ah puede también caer,
caer no sé hasta dónde,
como cae el poema,
o el amor en la noche,

hasta no sé qué fondo
duro y ciego y terrible,
tocando el agua madre
el manantial del miedo.

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

10 votos

Noticias relacionadas
load