Los mejores poemas para el Día de la Madre

DÍA DE LA MADRE 2018

poemas para el dia de la madre¿Aún no sabes qué regalarle en su día? Te dejamos algunos bellos poemas para el Día de la Madre.

El 6 de mayo se celebra cada año el Día de la Madre. Esto quiere decir que muchos niños aprovechan para preparar regalos para sus mamás, y muchas de nosotras acudimos a visitar a nuestras madres para pasar el día con ellas y, si es posible, hacerle algún bonito regalo que le recuerde cómo de importante y especial es para nosotras.

Elegir cada año un regalo diferente y que resulte especial para nuestras madres puede no ser fácil. Aunque existen muchas opciones diferentes, debemos recordar que lo importante es regalar algo especial que tenga un significado y un mensaje, y no el dinero que nos vayamos a gastar en ello. Por esto, aunque elijas regalar una joya, un reloj o algo de maquillaje, te recomendamos acompañar tu regalo con alguna tarjeta especial en la que incluyas algún mensaje personalizado.

Para escribirle algo que de verdad conmueva a nuestras madres, todo lo que hay que hacer es escribirlo desde el corazón. Pero aún así, a veces no es fácil que nos salgan las palabras. Por eso puedes acompañar tu carta o tarjeta del Día de la Madre con algún bonito poema que exprese por ti todo lo que sientes.

 

“Enseñarás a volar...pero no volarán tu vuelo.
Enseñarás a soñar...pero no soñarán tus sueños.
Enseñarás a vivir...pero no vivirán tu vida.
Enseñarás a cantar...pero no cantarán tu canción.
Enseñarás a pensar...pero no pensarán como tú.
Pero sabrás que cada vez que ellos vuelen, sueñen,vivan, canten y piensen...
¡Estará en ellos la semilla del camino enseñado y aprendido!”

Madre Teresa de Calcuta.

poemas para el dia de la madre

Los poemas son capaces de expresar de la forma más bellas los sentimientos que todos tenemos dentro. Por eso las palabras de los grandes poetas y pensadores de la historia conseguirán conmover a tu madre y hacerle sentir todo el cariño que le quieres transmitir.

 

“Eres tú la luz de mi existir,
faro sin igual en mi vivir.
Eres tú canción de amor,
que brota en flor,
no se podrá nunca medir tu corazón.
Madre como tú nadie jamás,
mi dulce quietud tú lo serás,
y por eso madrecita,
hoy te vengo a decir
esta oración que lleva
en ella mi gratitud.”

 

“Durante 9 meses
me acogiste en tu seno,
Sin importar el dolor
Que causaba a tu espalda.
Día y noche me cantabas,
DIA y noche me hablabas,
Y al sentir el latido de tu corazón
Con ternura me arrullabas
Cuando me sentí en tus brazos,
La emoción me embargaba,
Tome tu dedo con mi mano,
Te apreté tan fuerte
Para que jamás me dejaras,
Hoy ya no tomo así tu mano
Porque con la misma fuerza
Que me aferre una vez a ti
Te aferraste a mis sentidos
Y llenaste de ternura
Cada uno de mis latidos.
Gracias mama.”

 

Si además quieres acompañar los poemas de un regalo, en este artículo puedes ver algunas ideas para los mejores regalos para el Día de la Madre. Nadie mejor que tú conoce a tu madre, así que lo importante es saber qué tipo de regalo será el que le haga más feliz. Antes de hacer regalos caros e impersonales, piensa en aquello que de verdad le haría feliz. Quizás prefiera hacer un pequeño viaje contigo a que acudáis juntas a una sesión de spa o masaje. Hay muchas experiencias que se pueden regalar y, si además son compartidas, mucho mejor.

poemas para el dia de la madre

 

La mamadre viene por ahí,
con zuecos de madera. Anoche
sopló el viento del polo, se rompieron
los tejados, se cayeron
los muros y los puentes,
aulló la noche entera con sus pumas,
y ahora, en la mañana
de sol helado, llega
mi mamadre, doña
Trinidad Marverde,
dulce como la tímida frescura
del sol en las regiones tempestuosas,
lamparita
menuda y apagándose,
encendiéndose
para que todos vean el camino.

Oh dulce mamadre
—nunca pude
decir madrastra—,
ahora
mi boca tiembla para definirte,
porque apenas
abrí el entendimiento
vi la bondad vestida de pobre trapo oscuro,
la santidad más útil:
la del agua y la harina,
y eso fuiste: la vida te hizo pan
y allí te consumimos,
invierno largo a invierno desolado
con las goteras dentro
de la casa
y tu humildad ubicua
desgranando
el áspero
cereal de la pobreza
como si hubieras ido
repartiendo
un río de diamantes.

Ay mamá, ¿cómo pude
vivir sin recordarte
cada minuto mío?
No es posible. Yo llevo
tu Marverde en mi sangre,
el apellido
del pan que se reparte,
de aquellas
dulces manos
que cortaron del saco de la harina
los calzoncillos de mi infancia,
de la que cocinó, planchó, lavó,
sembró, calmó la fiebre,
y cuando todo estuvo hecho,
y ya podía
yo sostenerme con los pies seguros,
se fue, cumplida, oscura,
al pequeño ataúd
donde por primera vez estuvo ociosa
bajo la dura lluvia de Temuco.

 

Pablo Neruda.

 

Si te animas, seguro que tú también puedes escribir tu propio poema especial para tu madre. Si no, siempre puedes recurrir a estos bellos poemas para el Día de la Madre. 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

2 votos

Noticias relacionadas