¿Cómo dejar de usar tanto el móvil y las redes sociales?

CONSEJOS PARA VENCER LA ADICCIÓN

dejar de usar tanto el movil ¿Podemos desengancharnos del móvil? Te damos algunos consejos para dejar de usar tanto el móvil y las redes sociales.

Puede que los teléfonos móviles llegaran a nuestra como una simple herramienta más, pero en los últimos años se han convertido en prácticamente una extensión de nosotros mismos. Nunca slaimos de casa sin él y las paradas de autobús y metro se han convertido en lugares en los que la gente solo mira hacia la pantalla de su teléfono móvil. Nos relacionamos más por WhatsApp y por redes sociales que cara a cara y olvidarnos el cargador en casa puede poner de los nervios a la persona más tranquila.

Mientras que hay gente que ha salido encontrar el equilibrio entre el uso de su teléfono móvil y su vida real, hay quien se siente totalmente atrapado por su vida online e incapaz de separarse de ella ni siquiera media hora.

Esta adicción al móvil se conoce como nomofobia y ya hay quien se ha planteado seriamente tratarla. Estar continuamente mirando el móvil no solo aumenta tu nivel de estrés si no que puede acabar alejándote de las personas que te rodean, a que hacen que, incluso en reuniones con amigos, acabes más pendiente de tu pantalla que de ellos.

Si crees que podrías sufrir esta adicción, o si simplemente piensas que te vendría bien dejar de depender tanto de tu móvil, a continuación te damos algunos consejos para que comiences a desengancharte de él y a disfrutar de una nueva vida. Aunque no hace tanto que comenzamos a usar los smartphones a diario, ya cuesta imaginarse sin saber qué ha pasado en Instagram en la última media hora. Te animamos a descubrirlo.

Revisa tu tarifa. Si tienes internet ilimitado en tu teléfono móvil, nada te frenará de entrar continuamente en las redes sociales. En cambio, si eliges una tarifa en la que internet se te puede cortar si lo utilizas demasiado, quizás esto haga que lo reserves para los momentos más importantes.

Borra aplicaciones. Es la forma más sencilla y más drástica de limitar el uso del móvil, y te aseguramos que funciona. Si borras la app de Instagram, de Facebook y de Twiiter de tu smartphone, cada vez que te saques el móvil del bolsillo comprobarás que no hay nada que mirar ni con qué entretenerse así que, cuando te acostumbres, dejarás de mirarlo cada cinco minutos.

dejar de usar tanto el movil

Quita las notificaciones. Habrá aplicaciones que no puedas eliminar, pero ¿qué tal si le quitas las notificaciones? Por mucho miedo que nos de perdernos cosas, piénsalo: ¿cuántas cosas pasa realmente en tu día a día que no puedan esperar unas horas a ser vistas? Seguro que muy pocas. Y si por casualidad algún día estás esperando un mail o un mensaje importante, solo tienes que activarlas. Pero después de eso, no te olvides quitarlas. Así tu móvil no te molestará con notificaciones innecesarias cuando estés disfrutando de tu vida real.

El cargador, siempre en casa. Acostúmbrate a dejar el cargador en casa y a que no salga de ella. Así aprenderás a dosificar la batería y a no estresarte cuando veas que está a punto de agotarse. Cuando tu batería se agote, solo guárdalo en tu bolso y despídete de él hasta que llegues a casa. Cuando te acostumbres a hacerlo, esto puede llegar a ser incluso un alivio. Nadie te molestará mientras te tomas algo con tus amigos, mientras haces deporte o mientras vuelves del trabajo a casa.

Aprende a valorar el tiempo muerto. Desde que los móviles con internet han comenzado a formar parte de nuestras vidas, cualquier tiempo muerto se lo dedicamos a ellos. Esperar el metro o el autobús, el descanso del trabajo o el camino de la oficina a casa han pasado a ser momentos para mirar las redes sociales en el móvil. Prueba a no sacarlo del bolsillo cuando estés esperando a alguien o cuando vayas en el metro. Valora este tiempo libre para pensar en tus cosas, en lo que tienes que hacer después, para observar el camino por el que vas. Puede que estos momentos que podrían ser para ti misma se lo estés dedicando a desconocidos en las redes sociales o a hablar por WhatsApp en ese grupo en el que la mayoría de la gente te da igual.

dejar de usar tanto el movil

Reserva un momento para tus redes sociales. Crea un nuevo ritual. Por ejemplo, revisa todas tus redes sociales antes de irte a dormir. Dedica una hora a esta actividad y podrás hacerlo de forma sana y controlada, sin sentirte mal por abusar de ello. ¿Recuerdas cuando solo había internet en el ordenador y llegábamos a casa deseando revisar nuestros comentarios en Fotolog? Intenta tomarlo de este modo, como cuando conectarnos con los demás y dejar comentarios era algo que hacíamos en nuestro tiempo de ocio, y no cada diez minutos como si fuera una obligación.

Busca aficiones fuera del móvil. En un móvil podemos tener todo lo que nos entretiene: redes sociales, artículos para leer, fotos o chats con amigos. Pero, para desconectar de él, lo ideal es tener cosas que nos diviertan igualmente y que podamos hacer mientras el móvil está en otra habitación: lee libros, revistas, dibuja, pasea, mira la tele o haz crucigramas sin que sea en una aplicación. Hay vida más allá de la pequeña pantalla que tienes en la mano.

dejar de usar tanto el movil

Dejar de usar tanto el móvil y las redes sociales es posible, ¿preparada para disfrutar de tu nueva vida?

Ranking

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

17 votos

Noticias relacionadas