Manicura casera: consejos para hacerte las uñas en casa

TU SALÓN PUEDE SER UN NAILS SALON: HAZTE LAS UÑAS EN CASA.


Manicura casera: consejos para hacerte las uñas en casa



Tu salón puede ser un nails salon: hazte las uñas en casa. Sí, sí, no es tan complicado. Por supuesto que necesitarás invertir un poco en materiales y alguna tecnología especial. Pero a la larga, te compensará hacerte las uñas en casa porque ahorrarás y además desarrollarás una actividad que te permita concentrarte, relajarte, acostumbrarte a darte un momento sólo para ti y desarrollar una habilidad que te hará sentir muy muy bien. Vamos con el paso a paso sobre las uñas en casa.

Lo primero que vamos a ver es qué necesitas: la química y la tecnología. Si lo que te interesa es hacerte uñas de gel, debes saber que es una opción interesante, ya que al estar hechas de oligomeros quedan más naturales que las acrílicas y permiten respirar a la uña, es decir, que con ellas no es tan habitual que se formen hongos como con las acrílicas. Necesitarás un set de uñas de gel, gel de construcción, pincel y la lámpara de luz UV para sellarlas. Todos estos productos lo encontrarás en tiendas especializadas a precios mas asequibles de lo que imaginas.

Para realizar el proceso de preparación y creación de tus uñas en casa, también vas a necesitar un palito de naranja para retirar las cutículas, limas, tijeras y/o cortauñas, gel de base, finish gel para el acabado hidratado de tus uñas, acetona o tu quitaesmaltes de referencia (para eliminar restos indeseados) y toallitas de algodón para el quitaesmaltes. Las toallitas son más recomendables que los discos de algodón de siempre ya que al estar hechas de un material más compacto, limpian mejor y no corres el peligro de que te quede alguna fibra rebelde enganchada al esmalte cuando corriges tu manicura en casa. También te hará falta algún tipo de cuenco o recipiente pequeño de plástico donde poner tus manos a remojar. Ah y por supuesto el esmalte, del que hablaremos más adelante.

Y ahora que lo tienes todo, toca ponerse ¡manos a la obra para sacar el máximo partido a tu manicura en casa! Para comenzar debes preparar tus uñas como si estuvieras partiendo de cero. Retira cualquier resto de un esmalte anterior con ayuda del quitaesmalte o acetona impregnado en toallas de algodón.

Córtate las uñas al límite deseado como base de la uña de gel, límalas y púlelas. Recuerda que para pulirlas es preciso uses primero la zona más gruesa de la lima y luego la fina. Retira el polvo que ha quedado con ayuda de un cepillado y a continuación, remoja tus manos en agua tibia con jabón durante unos minutos (para esto queríamos el cuenco o recipiente). De esta manera las uñas se ablandarán y estarán limpias del todo. Sécalas muy bien con una toalla que no deje restos.

Lo siguiente es empujas las cutículas con un palito de naranjo. Cuando te haces las uñas en casa, bueno también habrás visto esto en tu salón de belleza, es importante que no cortes las cutículas, sólo retíralas porque si las cortas podrías provocarte una infección. Cuando hayas hecho esto, aplica un líquido especial para hidratarlas.

Y ahora tus uñas ya están listas para alargarse todo lo que quieras con los tips. Aplica el adhesivo sobre tu uña y ve pegando los tips de gel de uno en uno. Cuando ya los tengas todos, córtalos a la medida que más te guste (¿te van las uñas discretas o prefieres un acabado más salvaje y atrevido?) y dales la forma con ayuda del cortauñas o tijeras que prefieras. Si el acabado que buscas es cuadrado, será mejor que apuestes por el cortauñas. De todos modos lo importante es que la forma definitiva la definas con la lima. Límalas con cuidado desde dentro y hacia fuera, para darles forma e igualarlas.

Sobre las uñas ya definidas, aplica el gel sobre todas, una capa fina. Y después sécalas con la lámpara de luz UV durante un par de minutos. Pasado este tiempo tendrás que aplicar una segunda capa de gel, muy fina también, y volver a secar bajo la lámpara de luz UV durante otros dos minutos. Dependiendo de lo que mas te guste, puedes repetir este proceso para que las uñas queden más gruesas, pero si lo que buscas es un acabado realista, dos capas finas pueden ser suficientes.

El paso siguiente es el más importante, llega la hora del nail art. La elección de color y estilo de uñas es de lo más personal. Puedes elegir entre un tono que se adapte a todo tu armario o un color que no se adapte en absoluto y convierta tus manos en la atracción de todas las miradas. También puedes optar por la manicura francesa que da un toque elegante y estilos siempre o los dibujos y diseños más de fantasía si tienes buen pulso y te gusta dibujar. Para las amantes de la fantasía con pulso tembloroso también existen las pegatinas decorativas. Pregunta en tu tienda especializada por que las posibilidades son infinitas.

De momento, vamos a centrarnos en un color básico, el que quieras, claro. Apóyate en una superficie plana y horizontal, en una zona donde no haya corrientes de aire, que esté bien iluminada y donde puedas sentarte cómodamente (esto ya lo deberías haber hecho desde el principio pero en el paso del esmal es más importante recalcarlo porque aquí es donde los resultados de tus uñas en casa se la juegan). Aplica una capa de color de dentro hacia fuera sobre todas tus uñas y sécala bajo tu lámpara de luz UV durante al menos 10 minutos (cuando compres el esmalte consulta los tiempos del fabricante). Cuando ya esté seca esta primera capa (compruébalo dando algún toquecito muy rápido con la yema del dedo), aplica una segunda capa y repite el proceso. Una vez has terminado con la segunda fase de secado, aplica el gel finalizado y vuelve a meter tus manos bajo la lámpara UV otros 10 minutos.

¡Y listo! Empieza a lucir y disfrutar de tus maravillosa manicura casera ¡Te engancharás a hacerte las uñas en casa!

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

17 votos

Noticias relacionadas
load