Esta joven inmigrante ha sido tiroteada solo por querer cumplir su sue├▒o en Europa

MUJER INMIGRANTE MUERTA EN EL MAR MEDITERRÁNEO

joven inmigrante asesinada por policia

Esta joven inmigrante ha sido tiroteada solo por querer cumplir su sueño en Europa.

La joven marroquí Hayat Belkacem fue asesinada el pasado martes 25 de septiembre al intentar recorrer los 15 kilómetros que separan Marruecos de España a través del Estrecho de Gibraltar, donde se cruzan el mar Mediterráneo y el océano Atlántico. La joven, de 22 años estudiaba Derecho en la Universidad y quería cumplir su sueño de vivir en Europa, con el fin de dejar atrás la pobreza e inseguridad que supone vivir en una sociedad que no concede demasiadas oportunidades a las mujeres, como es Marruecos. Allí, en un país que se encuentra a las puertas de Europa, un tercio de los jóvenes marroquís de entre 15 y 24 años no estudia ni trabaja porque el sistema educativo y laboral les excluye. Son más de millón y medio de personas que sobreviven a la desesperación sin estudios y sin dinero así que Hayat, por ser joven y mujer, estaba primero triste y luego desesperada: sólo quería cruzar el Estrecho de Gibraltar para poder vivir con su tía en Europa, quien le ofrecería comida, techo y le ayudaría a encontrar un trabajo digno. Sabía que la travesía sería difícil pero no sospechaba que tan peligrosa como para acabar con su vida.

Antes de tomar la difícil decisión de dejar atrás su vida, a sus padres, a sus amigos, a sus compañeros de universidad y su casa para, probablemente, no regresar jamás, la joven Hayat (cuyo nombre significa “vida” en árabe) buscó trabajo en su localidad natal, Tetuán, para pagar sus estudios de Derecho y así vivir libre, formada y feliz pero no encontraba nada, ni siquiera le contestaban cuando enviaba su CV para trabajar en una tienda o en cualquier oficina. Alternaba sus estudios de leyes con trabajos esporádicos cuidando niños pequeños porque nadie quería darle trabajo, a pesar de que era una joven inteligente y válida, como cualquier persona de su edad con ganas de labrarse un futuro. Era una joven normal, sacaba buenas notas, tenía Facebook y Twitter y los típicos problemas que se tienen a los 22 años, además de sufrir la brutal represión que la sociedad árabe ejerce sobre la mujer, anulando todos sus derechos. En Marruecos, dos tercios de las mujeres han sufrido abusos sexuales, han sido violadas o agredidas violentamente por sus parejas. Desde este mes de septiembre de 2018, la ley castiga ese tipo de conductas que hasta ahora eran no sólo completamente legales, sino normales. Sin embargo, la ley no es del todo perfecta porque sigue considerando lícito que el marido viole a su esposa dentro del matrimonio y no deja claro qué es la violencia doméstica, algo que tenemos muy claro en Europa. Los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas, abren los informativos de España cada vez que se producen y toda Europa está muy concienciada. En Marruecos, seguirán siendo anécdotas de violencia que se producen en el seno del hogar, sobre los que la justicia seguirá sin hacer nada

Hayat no podía esperar más: quería una vida mejor, como todo aquel que haya nacido en un lugar desfavorecido. Para ello, la joven marroquí se subió en una lancha insegura pero rápida probablemente a cambio de mucho dinero, se calcula que unos 5.000 € mientras que ese trayecto mismo en ferri cuesta menos de 50 €. Las lanchas tipo ‘Go Fast’ son muy veloces que pueden alcanzar los 140 kilómetros por hora. No son barcos de pesca sino embarcaciones impulsadas por hasta cuatro motores que cruzan el Estrecho de Gibraltar en apenas media hora, mucho más rápido que los ferris tradicionales que, en una hora, cruzan el Estrecho varias veces al día. Hayat Belkacem no podía subirse a uno de estos ferris por no tener la documentación necesaria, pues era una inmigrante ilegal.  

Hayat Belkacem fue asesinada de madrugada cuando la policía marroquí que vigila la frontera entre África y Europa abrió fuego contra la embarcación ‘Go Fast’ en la que viajaban más de 20 personas, matando a Hayat en el acto cuando las balas atravesaron su pecho y abdomen e hiriendo de gravedad a otros dos hombres.

No olvidaremos jamás a esta joven inmigrante tiroteada solo por querer llegar a España, ni permitiremos que nuevas Hayat Belkacem mueran asesinadas. 







¿Te gusta? ¡Puntúalo!

17 votos

Noticias relacionadas
load