Rinoplastia ultras贸nica: resultados precisos sin dolor ni un prolongado postoperatorio

LA MEJOR FORMA DE OPERARSE LA NARIZ EN LA ACTUALIDAD

rinoplastia ultrasónica

La cirugía de la nariz es una de las intervenciones más frecuentes en el mundo. Su alta demanda ha hecho que se logren avances para hacer de éste un procedimiento más preciso y con menos efectos secundarios y es así como surgió la rinoplastia ultrasónica. Conoce este procedimiento y todos sus beneficios.

La nariz es una de las partes del rostro más prominente y evidente, su apariencia tiene un importante efecto e influencia sobre la belleza. Es por esta razón que los defectos o alteraciones en la nariz están entre los aspectos estéticos que más generan trastornos psicológicos como baja autoestima, ansiedad, entre otros, lo que las personas van arrastrando desde la niñez y la adolescencia.

Entre las razones más comunes que conllevan a realizarse una cirugía estética de nariz están aumentar o disminuir su tamaño, modificar la punta o el puente, reducir la abertura de las fosas nasales y cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También están los problemas respiratorios como causas para una rinoplastia o la reconstrucción de la nariz al producirse un accidente vial o lesiones por agresiones.

Esa búsqueda de corregir la nariz para adecuarla a los estándares de belleza que se han impuesto en la sociedad actual, ha hecho que la rinoplastia sea una de las cirugías estéticas que más se realiza en todo el mundo.

Actualmente, la cirugía de la nariz es la quinta intervención más realizada en España, según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

La alta demanda que tienen las rinoplastias han hecho que constantemente las técnicas y procedimientos evolucionen con el fin de lograr que las intervenciones sean menos dolorosas, traumáticas, es decir, menos invasivas, además de mucho más precisas.

Fue así como comenzó a realizarse y, hoy en día esa una de las más demandadas, la rinoplastia ultrasónica, procedimiento que tiene su origen en la cirugía ósea ultrasónica que introdujeron los cirujanos maxilofaciales y que luego fue aplicándose en otras especialidades médicas obteniendo grandes beneficios en todo lo que respecta a la cirugía facial.

La rinoplastia ultrasónica Madrid ha desbancado a la cirugía plástica de nariz tradicional por todos los beneficios que ofrece, de hecho ha conseguido que ahora sea aún más creciente la incidencia de este tipo de intervenciones. 

 

Se habla de que en España ha aumentado en al menos 30% el índice de personas sometidas a rinoplastias, decantándose por el método ultrasónico al garantizar un postoperatorio muy rápido, con menos dolor y mejores resultados.

¿Cómo se realiza?

La rinoplastia ultrasónica, como su nombre lo indica, consiste en usar ultrasonidos para limar el hueso de la nariz y lograr fracturarlo de manera controlada, el objetivo es hacerlo más estrecho y así conseguir la forma deseada.

La herramienta utilizada en este procedimiento se denomina piezotome, cuya forma se asemeja a un instrumento de odontología. Este aparato genera una vibración ultrasónica, la cual llega a una extensión que tiene conectada que es realmente la que vibra y a la vez manda agua al área en la que se trabaja.

La vibración se produce a la velocidad suficiente como para hacer la fractura del hueso, pero sin romperlo, de esta manera se puede rebajar el dorso óseo a través de las fracturas, quitándole grosor, sin dañar tejidos blandos, la piel ni los cartílagos.

Se diferencia de la rinoplastia convencional, ya que en la tradicional para modificar la estructura ósea nasal se utilizan limas y escoplos similares a los que usan los carpinteros, esto hace que los cortes no sean precisos y que además ocasionen lesiones en cartílagos, piel, vasos sanguíneos y mucosas.

Antes de la introducción de la técnica de la rinoplastia ultrasónica, se habían logrado avances pero más que todo orientados al manejo cartilaginoso de la nariz, referidos a injertos o nuevas técnicas como la de los hilos para moldear la forma de los cartílagos y, en consecuencia, la punta de la nariz. Sin embargo, el procedimiento seguía siendo el mismo, el uso de limas y escoplos.

Ventajas del procedimiento ultrasónico

La técnica de las vibraciones ultrasónicas es una de las más avanzadas que hoy en día se está imponiendo para realizar las rinoplastias, debido a sus importantes ventajas:

  • Menos traumatismos: en una rinoplastia ultrasónica las fracturas que deben producirse para estrechar la estructura ósea no ocasionan lesiones en los tejidos blandos y, en consecuencia, los traumatismos son mínimos, esto hace sea menor la inflamación postoperatoria, así como edemas o hematomas.
  • Rápida recuperación: que no haya lesiones en tejidos blandos, sangrados ni efectos secundarios como hematomas e inflamación hace que el dolor sea el principal ausente tras la intervención y que la recuperación sea muy rápida, contrariamente a lo que ocurre con el proceso convencional. El paciente que se somete a una rinoplastia ultrasónica se incorpora a su rutina habitual en un tiempo mucho más corto que si se tratase de una cirugía tradicional, una ventaja que es muy valorada.
  • Mucha más precisión: con esta técnica la remodelación del hueso de la nariz se realiza de manera mucho más precisa gracias a la acción del piezotome, que permite corregir defectos, incluso en huesos inestables y frágiles, y sin que apenas se produzca sangrado.
  • No habrá necesidad de retoques: el grado de precisión de una rinoplastia ultrasónica es tal que los resultados serán los esperados, no se apreciarán asimetrías ni otras irregularidades, de hecho gracias a este procedimiento se pueden corregir defectos como narices voluptuosas o muy anchas. En el caso de la rinoplastia tradicional, al no realizarse con una alta precisión, en muchos casos los resultados no son del todo satisfactorios para el paciente, por lo que se debe recurrir a retoques para llegar a la forma deseada, haciendo más largo el proceso y la total recuperación.
  • No deja cicatrices: el único corte visible, prácticamente milimétrico, se realiza en la zona que se encuentra entre las fosas nasales (columela) y pasados dos o tres meses ya es imperceptible. Del resto no queda visible ninguna marca, al respetarse los tejidos.
Noticias relacionadas
load