Todos lo que necesitas saber sobre la operaci贸n de reducci贸n de pecho

TODA LA INFORMACI脫N AQU脥

Todos lo que necesitas saber sobre la operación de reducción de pecho

Tener un pecho excesivamente grande puede acarrear numerosos problemas físicos y psicológicos a aquellas mujeres que lo padecen. Y es que, normalmente, el gran peso de las mamas puede dar lugar a dolores de espalda y cuello, problemas respiratorios, sensación de pesadez e irritación bajo la zona del pecho. Además, en muchas ocasiones, dificulta la realización de diferentes actividades. La mejor opción es estos casos es someterse a una reducción de pecho en Madrid con el fin de disminuir el tamaño de estos, reafirmando y elevando los pechos a una posición más cómoda para la paciente. El procedimiento es totalmente seguro, proporcionando unos resultados excelentes en todas las mujeres.

No obstante, es necesario cumplir una serie de objetivos que aseguren que la paciente se encuentra en perfecto estado para llevar a cabo la reducción mamaria. En primer lugar, es de vital importancia acudir a la consulta médica para que el doctor evalúe el estado y tamaño de las mamas mediante una exploración y un estudio mamográfico. De esa forma, podrá informar a la paciente de cuáles son las distintas técnicas quirúrgicas y establecer el tamaño y la forma que tendrán sus pechos al finalizar la operación. En muchos casos, al realizar la reducción también se disminuye el tamaño de la aureola para adaptarla a la nueva dimensión de los pechos.

Procedimiento de la reducción de pecho

En base a las características físicas y los deseos de cada paciente, el médico encargado de la operación quirúrgica procederá a su ejecución utilizando la técnica más idónea. Por supuesto, es conveniente destacar que esta operación solo podrá tener lugar cuando el desarrollo del pecho se haya completado, es decir, a partir de los 18 años. Eso sí, esta puede realizar en mujeres de menor edad si los problemas físicos derivados del tamaño de los pechos resultan verdaderamente perjudiciales para la salud. Esta operación obliga al ingreso previo, el cual se prolongará un día o dos después de esta. Asimismo, se efectúa bajo anestesia general.

La operación de reducción de pecho tiene una duración aproximada de 2-4 horas y la técnica más habitual es hacer una serie de incisiones en forma de ancla alrededor de la aureola, desde la aureola hasta el pliegue de la mama y otra bajo el pliegue del pecho. A través de estas incisiones se procede a la eliminación de la grasa interior del seno, el tejido mamario y el exceso de piel para, a continuación, recolocar el pecho en la posición acordada al igual que la areola y el pezón. Tras la cirugía, se disponen unos tubos para facilitar el drenaje y un vendaje alrededor de las mamas para protegerlas, aunque es recomendable guardar reposo.

Recuperación tras la operación

Durante las tres primeras semanas el dolor de mama persistirá, aunque es posible combatirlo con la medicación prescrita por el doctor. Asimismo, es conveniente guardar reposo durante los primeros días pues los puntos aún estarán frescos y podrían abrirse, por lo cual tampoco podrá ducharse hasta pasado el tercer día tras la operación. Sin embargo, tras dos o tres días el médico realiza la primera cura a la paciente, procediendo a retirar los apósitos y colocando, en su lugar, un sujetador especial que deberá llevarse el tiempo indicado por este para que las mamas se encuentren protegidas en todo momento. Es importante tener en cuenta que la forma definitiva de los pechos no quedará establecida hasta varios después de haber ocurrido la operación.

Noticias relacionadas
load