La última moda entre las celebrities es la crioterapia

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE LA CRIOTERAPIA

Un innovador tratamiento de belleza que aplica bajas temperaturas sobre la piel

Meterse en una cabina con temperaturas que pueden llegar desde los -150 a los -180  grados centígrados es el tratamiento de cuidado de la piel que además refuerza el sistema inmunológico, al que se han sumado estrellas internacionales como Hugh Jackman (quien no duda en compartir el momento en Instagram), Demi Lovato o Jennifer Aniston. Y en el plano deportivo Cristiano Ronaldo, Messi o Carolina Marín recurren a la crioterapia para recuperarse más rápidamente de sus lesiones.

El tratamiento no puede ser más sencillo. Sólo hay que introducirse en una cabina (dejando la cabeza fuera) y sometiéndose durante un máximo de tres minutos a nitrógeno líquido frío. Pero lo más llamativo es que el frío de esta crioterapia corporal produce un efecto placentero porque se produce una liberación de endorfinas. Esta aplicación de vapor frío es un signo más de que se puede encontrar en el avance de la ciencia un gran aliado para la salud y la belleza.

La crioterapia ayuda en todos los aspectos

En el sector del deporte se utiliza después del entrenamiento como terapia de choque para prevenir agujetas, lesiones musculares y reforzar la circulación sanguínea, mejorando la capacidad aeróbica y anaeróbica.

Cada vez son más los clubes de élite que cuentan con estas cabinas en sus instalaciones. El Real Madrid por ejemplo hace ya varios años que trabaja con estas saunas de criogenia, sustituyendo a la técnica de baños de hielo que durante muchos años se ha utilizado entre los deportistas profesionales. Tiene tantas ventajas en la medicina que su uso se ha extendido incluso a tratamientos médicos de dolores crónicos o problemas como la psoriasis.

Efectos embellecedores

Reduce la celulitis, combate la flacidez, ayuda a la pérdida de peso al acelerar el metabolismo, reduce grasa corporal, logra una mejora funcional de las articulaciones y tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Como en cualquier tratamiento, los resultados sólo se notan de verdad si se es constante y se combina con la práctica de ejercicio físico.

Se ha demostrado incluso que ayuda a pacientes con depresión por la eliminación de serotonina que se produce en cada sesión y que transmite una enorme sensación de bienestar, además de regular la actividad del sistema nervioso central. Hay una reacción sensorial ante el frío, que responde liberando endorfinas y serotonina, transmitiendo así una sensación placentera en nuestra mente.

¿Cómo funciona exactamente?

La temperatura habitual del cuerpo humano ronda los 36 o 37 grados centígrados, Cuando la temperatura del entorno aumenta bruscamente, el cuerpo reacciona rápidamente quemando depósitos de grasa en la búsqueda por recuperar la temperatura cálida a la que está acostumbrado, acelerando así el metabolismo.

De ahí esa pérdida de la que el paciente se beneficia, porque el efecto se traduce en una merma de cúmulos de grasa, causando una pérdida de peso y volúmen. El tratamiento en frío para adelgazar provoca un gasto de entre 500 y 800 calorías en una sesión.

Se trata de una cabina cilíndrica de crioterapia donde introduce el usuario el cuerpo entero a través de una puerta, dejando sólo la cabeza fuera, y el choque térmico del frío provoca esa rápida reacción en el cuerpo.

En definitiva, ante una pequeña lesión, artritis o reuma podemos recurrir a este tratamiento, que además de mitigar el problema de salud, va a ayudar en la disminución de grasa y volumen corporal, a la vez que mejorará el estado de ánimo. Poco más se le puede pedir a un tratamiento cuyas sesiones duran apenas tres minutos.

Noticias relacionadas
load