Féfir vs yogur

¿LOS BENEFICIOS DEL KÉFIR CON LOS DEL YOGUR?

Caminar por el pasillo de los lácteos solía ser sencillo. Coges yogur de frutas y leche baja en grasa y te fuiste a tu alegre camino.

Sin embargo, hoy en día, las neveras están llenas de todo tipo de opciones interesantes, desde yogur vegetal hasta kéfir. Ni el yogur ni la leche, el kéfir fermentado y lleno de probióticos tiene casi todas las palabras de moda de hoy en día en materia de salud.

Si has visto kéfir en la tienda de comestibles y te has preguntado de qué se trata, no estás solo. Pero no dejes que la crisis de identidad de Kefir te impida probarlo: Los nutricionistas dicen que puede tener un gran impacto en el departamento de nutrición.

De hecho, el kefir es una gran fuente de probióticos, que pueden ayudar a mejorar la salud digestiva de una persona. Además, ciertos tipos de kéfir también pueden ser una gran fuente de calcio, algo imprescindible para tener huesos sanos. Si todavía no has probado el kefir (y necesitas un descanso de tu leche y yogur estándar), aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre la bebida probiótica de moda, además de por qué vale la pena añadirla a tu dieta.

Aguarda. ¿Qué es el kéfir, exactamente?

En resumen, el kéfir es un producto lácteo fermentado similar al yogur, pero con una textura fina (más que gruesa). Contiene una cantidad similar de proteínas que el yogur, pero ofrece más cultivos probióticos. Mientras que el kéfir estándar se hace con leche de vaca, puede hacerse con cualquier tipo de leche o alternativa de leche, incluyendo las leches vegetales. Si ves "kéfir de coco" en la etiqueta de un producto, por ejemplo, significa que está hecho con leche de coco.

Otra versión, "kéfir de agua", mientras tanto, se suele hacer con agua de coco o jugo de fruta.

Entonces, ¿el kéfir no es lo mismo que el yogur?

Aunque la gente tiende a llamar al kéfir "yogur bebible", eso es sólo una especie de... no del todo exacto. Lo que diferencia al kéfir es su proceso de fermentación, que es ligeramente diferente (El pequeño libro de los cambios de juego: 50 hábitos saludables para controlar el estrés y la ansiedad).

Típicamente, el yogur usa sólo bacterias para la fermentación, mientras que el kéfir usa tanto bacterias como levadura. Las bacterias y la levadura crean cultivos llamados granos (no, no contienen gluten), que contienen hasta tres veces más probióticos que el yogur. Impresionante, ¿verdad?

¿Entonces el kéfir es saludable?

Como probablemente puedas adivinar por su sólido golpe probiótico, el kéfir es totalmente saludable. Esto es lo que puedes esperar de una taza de kefir normal y bajo en grasa (hecho con leche de vaca):

  • Calorías: 102
  • Grasa total: 2 g
  • Grasas saturadas: 0,66 g
  • Hidratos de carbono: 11 g
  • Fibra: 0 g
  • Azúcar: 11 g
  • Proteína: 9,5 g

Opte por el kéfir de leche de vaca y obtendrá mucho calcio y vitamina D (30 y 25 por ciento de sus necesidades diarias, respectivamente). Además, una bonificación para cualquiera que intente quedarse embarazada: El kéfir de la leche de vaca tiene un alto contenido en folato, lo que ayuda a prevenir los defectos del tubo neural. Por supuesto, sólo hay que tener en cuenta que un kéfir a base de leche de coco o de agua no tendrá las mismas estadísticas de nutrición que un kéfir hecho de productos lácteos.

Los beneficios para la salud de Kefir son bastante legítimos.

Los alimentos fermentados como el kéfir son el centro de atención por su capacidad de los probióticos para ayudar a equilibrar la flora intestinal y regular la digestión.

Sin embargo, el kefir no sólo te ayudará a ser más regular: Debido a sus probióticos, aquellos que sufren de enfermedad de intestino irritable o malestar digestivo por un curso de antibióticos pueden experimentar alivio después de incorporar el kefir. Gracias al contenido de vitamina D, calcio y folato del kéfir, también es bueno para sus huesos y su capacidad de tener un embarazo saludable.

Por suerte, si eres como el 25 por ciento de la población americana con una capacidad reducida de digerir la lactosa, consuélate con el hecho de que los productos lácteos fermentados como el kéfir pueden ser más fáciles de tolerar.

¿El kéfir tiene algún inconveniente?

Al igual que otros productos lácteos, el kéfir completo contiene mayores cantidades de grasa saturada, que la Asociación Americana del Corazón recomienda limitar a 16 gramos (o 140 calorías) por día en la dieta promedio de 2.000 calorías. (Aunque el tema es objeto de debate en estos días, los expertos han vinculado el consumo de grasas saturadas en exceso con las enfermedades del corazón).

Y, aunque se recomienda el kefir para casi todo el mundo, aquellos con ciertas condiciones de salud (como deficiencias inmunológicas) deben evitar los probióticos a menos que estén bajo la supervisión de un médico. Por último, como con cualquier cosa que comas, presta atención al tamaño de las porciones. Muchas veces una botella de kefir contiene cuatro porciones, no una.

Cómo encontrar un kéfir de calidad.

Cuando se busca un kéfir de alta calidad para poner en el carro, Kean recomienda centrarse en los siguientes factores:

  • Proteína (cuanto más, mejor)
  • Azúcar añadido (aunque los productos lácteos contienen algunos azúcares naturales, evita las cosas añadidas tanto como sea posible)
  • Ingredientes artificiales (¡otra vez, evítalo!)
  • Cultivos activos vivos (busque un producto con al menos mil millones de UFC de probióticos por porción, preferiblemente de una variedad de cepas)

Cómo cargar el kéfir.

Una vez que tienes una botella de kéfir de calidad, puedes incorporarla a tus comidas de muchas maneras:

  • Beber kéfir como un batido post-entrenamiento
  • Añadiendo kefir a tus batidos en lugar de tu líquido o yogur habitual
  • Vertiéndolo en cereales integrales o avena (y espolvoreando algunos frutos secos) para un desayuno equilibrado desde el punto de vista nutricional.

También jura por el kéfir en lugar del suero de leche o la crema agria en todo tipo de recetas. También le gusta usarlo para añadir cremosidad a los aliños, salsas y sopas.

El resultado final: La composición nutricional del kéfir depende de si está hecho de productos lácteos o de una alternativa basada en plantas. De cualquier manera, la bebida suave y fermentada es una gran fuente de probióticos.

Noticias relacionadas
load