┬┐Es el Pho saludable?

TE CONTAMOS LOS BENEFICIOS DEL PHO

A veces, nada llega al punto como un tazón de fideos humeantes y el ramen ya no es la única opción de moda. En estos días, todo el mundo parece estar sorbiendo pho (pronunciado "fuh") en su lugar. Sin embargo, todavía no está claro cuán nutritivo es el plato recién horneado (y cuántas calorías contiene pho).

Pho se originó hace cientos de años en Vietnam y comenzó como una humilde comida callejera. Es tradicionalmente una sopa aromática a base de caldo de carne de vacuno servida con fideos de arroz, trozos de carne de vacuno y muchas hierbas frescas. Básicamente, comodidad en un tazón.

Normalmente se cocina hirviendo a fuego lento huesos de carne asada con cebollas carbonizadas, daikon, jengibre y especias aromáticas como anís estrellado, canela, semillas de cilantro y clavo durante al menos 24 horas.

Una vez terminado, el caldo se vierte sobre trozos finos de carne cruda y fideos de arroz cocidos. Luego viene la elección de los aderezos, incluyendo complementos como cebollas verdes y blancas en rodajas, cilantro, rodajas de jalapeño, brotes de judías y lima. Condimentos como salsa de pescado, salsa de soja, salsa hoisin y Sriracha completan el plato.

¿Qué es lo que no te gusta? Si tienes curiosidad por saber lo bueno que es para ti el fó (y cuántas calorías contiene tu salchicha promedio), hay algunas cosas que debes saber.

¿Cuántas calorías hay en el pho?

Pues depende. Pho ha sido disfrutado por las familias vietnamitas durante siglos. Cada familia tiene una receta diferente y la forma en que la sirven también varía. No fue creado para ser un alimento de dieta o para encajar en un conteo de calorías.

Dado eso, las calorías de pho varían dependiendo del tamaño del tazón que se come, cuántos fideos se añaden y qué proteínas se utilizan (como un corte más gordo de carne de vacuno frente al camarón). Además, el hecho de que cocines pho en casa, lo pidas en un restaurante o comas una versión ya empaquetada también influye en la cantidad de calorías que ingieras.

Esto es lo que obtienes en una taza de tu promedio de pho de carne casera:

  • Calorías: 215
  • Grasa: 5,47 g
  • Carbohidratos: 25,2 g
  • Fibra: 1,22 g
  • Proteína: 15 g
  • Azúcar: 1,93 g
  • Sodio: 1200 mg

Y en una porción de pho vegetal empaquetado:

  • Calorías: 210
  • Grasa: 1,5 g
  • Carbohidratos: 45 g
  • Fibra: 2 g
  • Proteína: 4 g
  • Azúcar: 2 g
  • Sodio: 1240 mg

Obviamente, es probable que tengas más de una taza de pho en la porción promedio de un restaurante. También debes tener en cuenta que muchas recetas también son altas en el departamento de sodio y contienen algo de azúcar añadido.

Entonces, ¿el pho es saludable?

En teoría, pho es un gran plato porque tiene todos los componentes que necesitas: carbohidratos saludables, proteínas y grasas. Ese equilibrio entre una fuente de proteínas, vegetales y caldo es clave.

Además de las proteínas, la carne de vacuno en el pho tradicional también proporciona vitaminas B, zinc y hierro. Dependiendo de las hierbas y verduras que añadas a tu tazón, obtienes algo de fibra y otras vitaminas también. Las especias son fuentes de importantes sustancias fotoquímicas que pueden ser antiinflamatorias, estimular el metabolismo y más. Incluso los fideos de arroz ofrecen algo de nutrición, incluyendo ácido fólico, vitaminas B, potasio, magnesio y selenio.

Además, el material es muy satisfactorio. El sabor robusto, la temperatura y la textura contribuyen a una gama completa de atractivo sensorial. Básicamente, una porción tiene todo lo que necesitas para sentirte súper nutrido y satisfecho.

Sin embargo, ¿hay potenciales desventajas?

La mayor preocupación con el pho, en particular el pho de restaurante o el pho preenvasado, es el sodio. De hecho, algunas porciones del tamaño de un restaurante pueden contener casi un día del consumo de sodio recomendado.

Pero eso no significa que la sopa de fideos esté fuera de los límites. Sólo considera los niveles de sodio de pho en el contexto de tu dieta general. Para las personas que son sensibles a la sal o que se les ha dicho que reduzcan su consumo de sodio para ayudar a controlar una condición de salud, presta atención al sodio en pho de la misma manera que lo harías en cualquier comida de restaurante.

Otra cosa que hay que tener en cuenta: el tamaño de las porciones, que a menudo son demasiado grandes. Las porciones de pho suelen ser bastante grandes, lo suficiente para otra comida o al menos parte de otra comida.

¿Cómo se compara el pho con el ramen?

Aunque tanto el pho como el ramen son sopas populares a base de fideos, hay algunas diferencias clave entre los dos alimentos reconfortantes. Pho tiene un caldo claro y lleno de sabor, tradicionalmente hecho de especias, huesos de carne y aromáticos. El ramen, en cambio, se hace tradicionalmente con caldo de cerdo. Típicamente es más rico e infundido con carne, pescado seco y algas.

A medida que el ramen y el pho se hacen más populares y están disponibles, las versiones de pollo y caldo vegetariano son cada vez más comunes.

La otra diferencia principal: los fideos. Pho usa fideos de arroz, mientras que el ramen usa fideos de trigo, que pueden ser un poco más gruesos y pesados. Como en el caso de pho, el perfil nutricional del ramen depende de si estás comiendo fideos instantáneos, en un restaurante, o una comida verdaderamente casera.

Como referencia, aquí está la información nutricional de una taza de fideos ramen instantáneos con carne de vaca:

  • Calorías: 290
  • Grasa: 12 g
  • Carbohidratos: 38 g
  • Fibra: 1,98 g
  • Proteína: 7 g
  • Azúcar: 2 g
  • Sodio: 1200 mg

En teoría, es ligeramente más alto en calorías y grasas que el promedio de tu pho.

Cómo hacer que tu tazón de pho sea lo más saludable posible.

Un plato completo de proteínas, carbohidratos y grasas saludables, pho es bastante perfecto tal como está. Sin embargo, puedes modificarlo totalmente para satisfacer tus gustos y necesidades dietéticas.

Una opción: Cambiar los fideos o la fuente de proteínas para acomodar cualquier alergia alimentaria o restricciones dietéticas. ¿No comas carne roja? Opte por el caldo hecho con huesos de pollo y adorne con pollo desmenuzado en su lugar. ¿Alérgico al pescado? Añade un poco de salsa de soja en lugar de la tradicional salsa de pescado.

Si sigues una dieta baja en carbohidratos (o keto), cambia algunos (o todos) tus fideos de arroz por fideos de calabacín o shirataki.

Por último, si se concentra en comer más vegetales, opte por el tofu, el tempeh o incluso los frijoles (como el edamame sin cáscara o los garbanzos) como proteína y agregue vegetales adicionales, como el brócoli, los guisantes, las zanahorias y las cebollas a su tazón.

Noticias relacionadas
load