barra head

Aprende a quitarte las uñas de acrílico en casa

CÓMO QUITAR FÁCILMENTE LAS UÑAS DE ACRÍLICO EN CASA

 

¿Necesitas quitarte las uñas de acrílico, pero no tienes tiempo o paciencia para ir al salón? Hemos estado allí, pero vale la pena quitarse la manicura correctamente en vez de, digamos, arrancarlas de tus uñas naturales (¡ay!) o morderlas sin pensar mientras estás absorto en una sesión de observación del Juego de Tronos.

Quitar los acrílicos con fuerza también significa quitar algunas de las muchas capas de su placa de uñas naturales. Por lo general, esto resulta en uñas delgadas, endebles y dañadas, que duran meses hasta que crecen ¡Y ese es el mejor escenario posible! Así que si optan por los acrílicos, sugerimos que mantengan este práctico kit de herramientas en casa para una remoción sin daños.

Ahora, sigue estos tres simples pasos para volver a las uñas naturales sin desgarrar las puntas:

1. Lime la mayor cantidad posible de la uña de acrílico

En lugar de limarse las uñas de la forma habitual (a lo largo del borde superior de la uña), tendrá que adelgazar toda el área que cubre el acrílico. Usando un curso de arenilla, lima tanto producto como sea posible. Necesitas una buena lima para esto. Una lima de cartón sería inútil. Busca una lima de 100 granos, que es lo suficientemente gruesa para limar la superficie del acrílico.

Consejo de seguridad profesional: Tenga cuidado de no cortar la piel alrededor de las uñas con los bordes de la lima. Siempre "sazone" una nueva lima usando otra lima sobre los bordes para suavizarlas.

2. Remoje cualquier clavo acrílico restante

Una vez que el acrílico se ha limado lo más posible, se recomienda remojar las uñas en acetona al 100% durante el tiempo necesario para disolver el producto.

Hay dos maneras de hacer esto. Una forma, es envolver cada punta de dedo en papel de aluminio con un trozo de algodón empapado en acetona. Esta es la técnica superior. De lo contrario, puedes empapar los dedos en un tazón de acetona. Es más simple, pero la técnica del tazón es muy dura para la piel y toma más tiempo.

Si haces este camino, sólo sumerge las puntas de las uñas en el recipiente para evitar que se reseque el resto de la piel de los dedos y las manos. Asegúrate de usar acetona sólo en un área bien ventilada porque es muy volátil y puede irritar fácilmente tu sistema respiratorio.

3. Suavemente raspar o pulir los últimos trozos de uñas de acrílico

Después de remojarse en acetona, revise las uñas cada 20 minutos más o menos para raspar el producto ablandado usando un palo de naranja o un empujador de cutícula, repitiendo este proceso hasta que todo el producto se haya disuelto. Puede que haya algunas pequeñas áreas de acrílico que se nieguen a irse, pero no se ponga rudo con ellas! Si hay algunos pequeños trozos de acrílico que no se mueven, se puede utilizar un tampón de espuma suave para pulir esos pequeños trozos obstinados de forma suave.

Tenga en cuenta que, incluso si sigue estos pasos, puede quedar con las uñas naturales algo comprometidas, dependiendo de cómo las haya aplicado el técnico en primer lugar y del cuidado con que ejecute la extracción. Sin embargo, si el proceso de acrílico se hace con paciencia, puede ser virtualmente sin daños.

Cómo proteger las uñas de los daños de las uñas de acrílico en el futuro

El acrílico no es necesariamente malo para las uñas, pero puede afectar a las uñas naturales. Para los devotos del acrílico, intente tomar un descanso de una semana cada mes para que la salud de sus uñas no disminuya por completo. Durante ese tiempo, cepíllese una capa de un tratamiento de fortalecimiento de uñas todos los días para evitar la rotura. 

Cúbrete las uñas con aceite y crema para cutículas, y luego envuelve cada mano en una toalla caliente durante cinco minutos. El resultado: uñas más brillantes y fuertes.

Noticias relacionadas
load