La vida con lentillas

CONOCE LOS BENEFICIOS DE LLEVAR LENTILLAS

Es una sensación extraña cuando al revisarte la vista te comunican que vas a tener que usar gafas debido a que tu vista ya no es la mejor. Dependiendo de la edad a que empiezas a usarlas lo aceptas mejor o peor. Por suerte se inventaron las lentillas, pero claro la solución perfecta no es usar unas u otras, sino saber cuándo usarlas.

A día de hoy existen varias marcas dedicadas a la fabricación o la distribución de lentillas lo más cómodas posibles, como puede ser Vision Direct. Porque existen lentillas para distintos usos. Cuando te ofrecen usar lentillas en cualquier óptica, lo primero que te preguntan es cuándo y para que las vas a usar.

No es lo mismo las lentillas de blandas, que las rígidas o las de colores. Mientras que estas últimas son puramente estéticas, las dos primeras son una alternativa al uso de las gafas, que alrededor de un 7,4% de la población española prefiere usar. Muchas personas deciden pedir lentillas por Internet. Primero, por cuestión de comodidad. Y segundo, para aprovechar diferentes ofertas en el precio de lentillas diarias o de otro tipo.

Las ventajas del uso de las lentillas se podrían resumir en las siguientes:

Las lentillas se mueven con el ojo, permiten un campo de visión natural, no tienen armazones que obstruyan la visión y reducen en gran medida las distorsiones. A diferencia de las gafas, no se empañan ni se salpican con el barro o la lluvia. Las lentillas son excelentes para los deportes y otras actividades físicas. Muchas personas notan  que se ven mejor con lentillas. En comparación con las gafas, pueden ofrecer una visión mejor y más natural.

Pero también debes tener esto en cuenta. En comparación con las gafas, las lentillas requieren un examen inicial más largo y más visitas de seguimiento para mantener la salud de los ojos. El cuidado de las lentillas también requiere más tiempo. Si va a usar sus lentillas con éxito, tendrá que limpiarlos y almacenarlos adecuadamente, cumplir con los horarios de uso de los lentes y hacer citas para el cuidado de seguimiento. Si está usando lentillas desechables o de reemplazo planificado, tendrá que seguir cuidadosamente el programa para desechar las lentillas usadas.

¿Mi lentilla está al revés? Esta suele ser la pregunta más frecuente entre usuarios de lentillas: "¿Cómo puedo saber si mi lentilla está al revés?" El truco es colocar la lentilla en tu dedo para que se forme una copa. Luego sostén la lentilla directamente frente a tus ojos, de modo que estés mirando el lado de la copa. Si la lente forma una "U" con los bordes superiores abiertos, es al revés. Si sólo forma una "U", está en la posición correcta. El borde de una lente tintada debería verse muy azul (o verde, dependiendo del tinte); no será así si la lente está invertida.

Algunas lentillas también tienen una marca láser, como el nombre de la marca, en el borde para ayudarle. Si puedes leerlo correctamente, la lentilla no está del revés. No te preocupes si te pones la lentilla al revés.

Cómo se ponen las lentillas

Asegúrate de lavarte bien las manos, pero evite los jabones perfumados o aceitosos que puedan adherirse a la superficie de las lentillas. Evite especialmente el uso de productos que contengan lanolina y lociones hidratantes. Algunos oculistas dicen que hay que aplicar siempre la primera lentilla en el mismo ojo, así se evitará la posibilidad de mezclar las lentillas del ojo derecho con las del ojo izquierdo.

Otras pautas básicas para ponerse lentillas son:

Agitar suavemente el estuche de las lentillas que contiene la solución de almacenamiento, para aflojar el lente de contacto en caso de que se pegue. (No estires la lentilla, podrías romperla). Desliza la lentilla fuera de su estuche y en la palma de su mano. Enjuague bien con un suero específico para lentillas.

Coloque la lentilla en la punta de su dedo índice o medio, que debe estar seco o casi seco. Con los dedos y el pulgar de la otra mano, tire simultáneamente hacia arriba del párpado superior y hacia abajo del inferior.  Luego coloca la lentilla en tu ojo mientras miras hacia arriba o hacia delante, lo que te resulte más fácil. También puede ponerte la lentilla colocándola en la parte blanca del ojo más cercana a su oreja.

Cierre suavemente el ojo, gire los ojos en un círculo completo para ayudar a que la lentilla se asiente, y luego parpadee. Mírate bien en el espejo para asegurarte de que el lente está centrado en tu ojo. Si lo está, el lente debe ser cómodo y su visión debe ser clara.

Noticias relacionadas
load