barra head

7 Problemas de educar la amabilidad en exceso

CONOCE LOS RIESGOS Y EFECTOS DAƑINOS QUE PUEDE TENER ESTE TIPO DE EDUCACIƓN

Hay padres que se esfuerzan por criar a la hija perfecta. Una que sea respetuosa, amable y que asuma el papel de la "chica ideal", como dicta la sociedad. Pero educarla para que sea esa persona intachable a lo largo de su vida puede ir en su contra y tener resultados devastadores e incluso dañinos.

En Estarguapas creemos que la amabilidad es necesaria en el mundo y que puede llegar muy lejos, pero debe ser usada con cuidado y precaución. Aquí hay 7 razones del porqué:

1-. Construir relaciones duraderas podría ser difícil para ella 

Todo el mundo quiere a una persona cariñoso. Pero si una mujer está enfocada en ser una persona complaciente, es probable que sus amigos se aprovechen de ella y sólo vengan corriendo a ella cuando necesiten su ayuda. Por lo tanto, las relaciones se vuelven falsas. Cuando se trata de relaciones románticas, pueden volverse rancias e infelices, o peor aún, abusivas.

2-. La gente podría no creerla

Al ser demasiado desinteresada, podría parecer poco fiable. Esto se debe a que otros pueden sentir que hay un motivo oculto detrás de su bondad automática y comenzarán a cuestionarla. No sólo será tratada con sospecha, sino que puede ser vista como débil por estar siempre servida a los demás y no tener voz propia.

3-. No tendrá tiempo para ella misma

Hay un dicho que dice que debes "ayudarte a ti mismo primero, antes de ayudar a los demás". Lo que pasa con la gente amable es que tienden a poner a los demás antes que a ellos mismos. Si haces una práctica para criar a esa perfecta y desinteresada princesita, ella ejercerá todos sus esfuerzos en tratar de servir y complacer a otras personas. Por consiguiente, no será amable consigo misma y olvidará darse el cuidado que se merece, lo que puede resultar en agotamiento y enfermedad.

4-. Ella puede ser fácilmente manipulada y puesta en peligro

Ser demasiado compasivo y cuidadoso con todo el mundo puede hacer que tu hija sea ingenua y esté ciega cuando se trata de situaciones dañinas y avances inapropiados. También es una oportunidad para que la gente la controle y se aproveche de su buen corazón y aptitud para complacer a todos. El deseo constante de ser de ayuda a los demás puede ponerla en peligro de ser maltratada y de no poder decir que no.

5-. Puede que no llegue muy lejos en su carrera

Una observación muestra que las mujeres mayores tienden a lamentar "millones de oportunidades perdidas" sin motivo alguno. Otros estudios revelan que ser demasiado amable puede "no ser agradable en absoluto", cuando se trata de negocios y de la carrera de uno. Debido a que es una persona inmensamente amable que atiende las necesidades de los demás, no podrá concentrarse en sí misma ni en sus objetivos profesionales. Centrarse en hacer que los demás tengan éxito no le permitirá alcanzar su pleno potencial y lograr sus sueños y deseos.

6-. Puede caer en malos hábitos

Darse a la gente y hacerla feliz puede convertirse en una adicción y puede frenar cualquier esfuerzo por ser independiente. El acto de servir en exceso a los demás puede llevar a otros actos malsanos y formas de adicción como comer en exceso, gastar en exceso y dar en exceso, lo que la agotará constantemente y la pondrá en peligro.

7-. Puede llegar a tener problemas de salud mental

El acto de entrega constante puede resultar agotador. Puede esconder su cansancio y tristeza detrás de pequeñas sonrisas, porque siempre está dando pero no recibiendo. Al guardarse todo para sí misma, puede ser víctima de la ansiedad, la depresión y otras conductas adictivas, lo que la hace esclava de la infelicidad.

¿Crees que existe algo como ser demasiado amable? O tal vez usted fue ese niño que fue criado para ser amable. ¿Qué problemas y dificultades estás experimentando ahora como adulto?

Noticias relacionadas
load