barra head

La saga de la "chica del pegamento de gorila" es mucho m√°s profunda que un TikTok viral

La saga de la "chica del pegamento de gorila" es mucho m√°s profunda que un TikTok viral

En el v√≠deo, los ojos grandes y redondos de Brown est√°n muy delineados y sus pesta√Īas kilom√©tricas se curvan hacia arriba y hacia los lados: su maquillaje recuerda al glamour de los a√Īos 60 que desprend√≠a Diana Ross. Est√° claro que es una mujer que invierte en su aspecto. "¬ŅD√≥nde est√° el pelo?", pregunta, invocando el meme de Internet de una ni√Īa jugando con una peluca. "En mi pelo", responde, con una voz que se hincha de exasperaci√≥n.

Brown public√≥ un segundo v√≠deo en el que se aplica champ√ļ en el pelo y se limpia con una toallita para ilustrar la grave situaci√≥n en la que se encuentra: "Te lo limpias y no pasa nada. Esta es la vida que estoy viviendo en este momento", explica, con la voz quebrada mientras contiene las l√°grimas. Su ansiedad es palpable y, sin duda, la gente que la ve en Internet la siente: "El estr√©s que esto me est√° causando", dice un comentario debajo de su segundo v√≠deo. "Han pasado 4 horas y estoy m√°s preocupada por esto que por mi trabajo actual", escribi√≥ otra persona. Chance the Rapper acudi√≥ a Twitter para expresar su preocupaci√≥n por Brown. "Cuando vi el v√≠deo por segunda vez me cost√≥ re√≠rme porque me di cuenta de que shorty realmente no sab√≠a que se hab√≠a puesto uno de los adhesivos m√°s potentes del mundo en su mierda", escribi√≥. "Espero que se recupere bien".

El viernes 5 de febrero, Brown nos puso al día: "Le puse aceite de coco y de árbol de té y le puse un plástico", con la esperanza de que el remedio natural fuera suficiente para acabar con los productos químicos artificiales que tenían sus folículos y sus mechones en una prensa. No hubo suerte. El domingo, Brown publicó un montaje de vídeo en el que era atendida por una enfermera de urgencias y en el que se veía a su hermana, vestida con guantes de plástico, aplicando acetona en un bastoncillo de algodón sobre su pelo. Más tarde, Brown dijo que la enfermera le dijo que el proceso para desatascar el pelo tardaría al menos 20 horas. Y con esa información, Brown dijo que prefería hacerlo en casa antes que ocupar una cama de hospital. Así que volvió a su casa con un silo de acetona y agua estéril.

Vi a Brown hacer una mueca de dolor en un vídeo de YouTube mientras su hermana, explicando que parte del algodón ya se había quedado atascado en su pelo, le aplicaba la acetona. Tuve recuerdos de mis días de relajación, sintiendo esa quemadura más intensa de lo normal de sus productos químicos en mi cuero cabelludo. El tipo de quemadura que sabes que luego dejará una costra desmenuzable. Su cara contorsionada de dolor es la misma que yo puse cuando, después de lavar dicho relajante y sentarme bajo el secador encapuchado durante una hora o más, el estilista, armado con un cepillo redondo y un secador de pelo, se acercó demasiado con un calor demasiado alto, justo en esa zona tierna y recién quemada químicamente.

Si bien la situación de Brown es mucho más grave, más parecida a un accidente fortuito, el sentimiento general que hay detrás de ella es demasiado relatable: "Intento que no se queme tanto, por eso tenemos el agua a remojo", dice su hermana. Después de unos cuantos golpes, Brown agita frenéticamente las manos, indicando a su hermana que entre con el agua para aliviar el ardor. Se limpia los ojos llorosos con una esquina de su sudadera con cremallera de color gris marengo.

El lunes 8 de febrero, Brown concedi√≥ una entrevista en el programa Kiss 92.5 Roz & Mocha Show de Toronto para ponernos al d√≠a. Dijo que se sent√≠a "un poco mejor". Habl√≥ un poco sobre c√≥mo se sent√≠a su cabello cuando el pegamento comenz√≥ a fijarse: "Mi cola de caballo se fue apretando cada vez m√°s". Dice que no sab√≠a qu√© hacer despu√©s de un mes de tratar de lavar el pegamento y por eso acudi√≥ a las redes sociales. Por supuesto, "se sinti√≥ de alguna manera" por el rid√≠culo que estaba recibiendo por su error. Pero las burlas se han convertido desde entonces en preocupaci√≥n. Brown ni siquiera es capaz de afeitarse el pelo: "Ni siquiera se puede meter una maquinilla de afeitar ah√≠ debajo", y no es que quiera hacerlo. Expres√≥ que a√ļn espera poder despegarse el pelo sin tener que zumbarlo.

El v√≠deo en el que se la ve intentando soltarse las mechas me lleva a plantearme una pregunta que me he hecho una y otra vez: ¬ŅPor qu√© las mujeres negras tienen que sufrir tanto para peinarse? Es algo m√°s que una peque√Īa quemadura de un peine caliente o que alguien se pase de la raya cuando se desenreda: es la escasez de cabello que se produce al colocar los bordes con demasiada frecuencia. Es la rotura que las modelos negras dicen haber sufrido a lo largo de los a√Īos debido a los peluqueros que no saben c√≥mo trabajar con su textura capilar. Son los estudios preliminares que sugieren que los productos qu√≠micos de los alisadores podr√≠an afectar a la salud f√≠sica de las mujeres negras. Todo ello en nombre de la adecuaci√≥n a un est√°ndar de belleza que no se hizo pensando en nosotras.

A estas alturas, los bordes ca√≠dos son una forma de arte bastante probada en el cabello negro. Es un testimonio de la destreza creativa de nuestra comunidad. Aunque el estilo se percibe a menudo de forma diferente cuando se ve en una persona negra (a diferencia de un influenciador no negro en las redes sociales que copia el look), es una t√©cnica que se ha convertido en una tradici√≥n de los negros, especialmente en el mundo occidental. Tambi√©n puede tener un coste. Aunque tener el pelo liso y peinado "en su sitio" puede ser una opci√≥n de estilo inocua (que yo tambi√©n he elegido para m√≠), no es ning√ļn secreto que es un look que requiere mucho m√°s esfuerzo para conseguirlo cuando se tiene el pelo con textura afro natural. Ya sabes, el tipo de cabello que durante siglos ha sido desestimado como poco atractivo, poco profesional, o algo tan tentador para los hombres blancos, que debe ser cubierto. Es una norma y una mentalidad que muchas personas negras han interiorizado inconscientemente, ya sea una t√≠a que te dice que te alises el pelo antes de una entrevista de trabajo para aumentar tus posibilidades de ser contratada, o que Chris Brown proclame con orgullo en una canci√≥n que s√≥lo le gustan las mujeres negras (no es la palabra que ha utilizado) con "pelo bonito."

Durante cientos de a√Īos, los negros se han lastimado a s√≠ mismos con lej√≠a, peines calientes, y una mir√≠ada de otras herramientas y productos qu√≠micos para conseguir que su cabello haga lo que finalmente no quiere hacer. Nuestro pelo no se acuesta por una raz√≥n, pero se nos ha dicho que s√≥lo es aceptable si lo hace. ¬ŅAceptable para qui√©n? ¬ŅPor qu√© nos asustan los bordes difusos o las peque√Īas y apretadas espirales que surgen en la parte posterior de la cabeza cuando sudamos las trenzas alisadas? Esos rasgos son nuestros.

Las mujeres negras han llegado muy lejos en la aceptaci√≥n de sus texturas naturales pero, al menos para m√≠, est√° claro que muchas de nosotras seguimos aferradas a vivir seg√ļn un est√°ndar que nos excluye. Al principio de la pandemia, en marzo de 2020, en el momento √°lgido del reto "No te apresures", me di cuenta de que muchas (¬°obviamente, no todas!) de las mujeres negras que revelaban sus looks "glam" no llevaban su pelo natural. Se aferraban a pelucas muy rectas o con texturas m√°s sueltas que los rizos que hab√≠a debajo. Y, de nuevo, no hay nada malo en jugar con las pelucas cuando quieres un look diferente, pero la escasez de pelo rizado en las grandes y glamurosas revelaciones me indic√≥ que quiz√°s muchas de nosotras todav√≠a no estamos asociando nuestras texturas naturales con el alto glamour y la belleza.

Las mujeres negras deber√≠an poder hacer lo que quisieran con su pelo, pero llega un momento en el que es importante que examinemos lo que hay detr√°s de conseguir el aspecto que deseamos, y si incluso merece la pena. El precio que tenemos que pagar es demasiado alto. S√≠, el pelo engominado puede ser un look, pero ¬Ņmerece la pena pasar por lo que est√° pasando Brown si te equivocas y usas el producto equivocado? ¬ŅNecesitamos que nuestros cabellos de beb√© est√©n bien peinados cuando los recogemos en un mo√Īo o en una coleta? ¬ŅPor qu√© no hay m√°s gente que adopte la textura esponjosa de la base de un mo√Īo alto? Tal vez sin esas presiones para ajustarse a un est√°ndar imposible, la pobre Sra. Brown estar√≠a disfrutando de un buen acondicionador profundo hoy, en lugar de rociar su cabello con productos qu√≠micos ardientes s√≥lo para liberarlo de las ataduras del pegamento Gorilla.

Mi coraz√≥n est√° con Brown y con todas las mujeres negras a las que se les ha cortado el pelo hasta el √ļltimo cent√≠metro. Aunque disfruto de un peinado de vez en cuando, hay demasiadas ocasiones en las que intentar que el cabello negro haga algo que no quiere hacer de forma natural puede tener graves efectos en nuestros cuerpos. Es doloroso ver que eso se manifiesta de una manera tan desgarradora como lo ha hecho la se√Īora Brown.

Te envío, mi querida Tessica, amor y luz. No puedo esperar a que llegues al punto en el que puedas darle a tu cabello unos mimos muy necesarios.

Noticias relacionadas