barra head

Te√Īirme el pelo de rosa me ha ayudado a aceptar mi discapacidad

Te√Īirme el pelo de rosa me ha ayudado a aceptar mi discapacidad

Entonces lleg√≥ el giro argumental del cuarto de vida: a los 19 a√Īos, me estrell√© con mi Vespa rosa chicle y acab√© con el brazo izquierdo paralizado de forma permanente. En ese momento, mi n√ļmero de opciones de peinado se redujo inmediatamente. Tard√© a√Īos en dominar una cola de caballo aceptable con una sola mano y depend√≠a de mis amigos si quer√≠a algo m√°s. Por aquel entonces, el tema del pelo era la frustraci√≥n que m√°s me llevaba a la locura. Necesitaba tener expectativas realistas sobre mi deseo de tener un peinado diferente cada d√≠a. As√≠ que hice un cambio dr√°stico, en mi pelo, que me llev√≥ a un cambio radical de pensamiento. Di el salto y te√Ī√≠ hasta el √ļltimo mech√≥n de pelo casta√Īo oscuro de mi cabeza del color del chicle. Tal vez fuera mi forma subconsciente de enfrentarme a la realidad que me hab√≠a tra√≠do el scooter de color similar. Qui√©n sabe. Lo que s√≠ sab√≠a es que te√Īirme el pelo de rosa era mi forma de enfrentarme a m√≠ misma y de tomar una postura sobre lo que pod√≠a controlar. Y eso me hizo estar m√°s de acuerdo con mi discapacidad, que definitivamente no puedo controlar.

Aunque lo hice en abril, durante la cuarentena, insisto en que no fue una decisi√≥n impulsiva de quedarse en casa. Dominar diferentes peinados me hab√≠a hecho sentir especial, y quer√≠a volver a encontrar eso. Debo decir que no me encanta el color rosa, pero, como Audrey Hepburn (probablemente) dijo una vez, "creo en el rosa". Convertir mi pelo en rosa me hizo sentir que estaba a la altura de alguien como Rapunzel, cuyo pelo brilla cuando canta. Ella no necesita todo un arsenal de peinados porque sus mechones ya son lo suficientemente √ļnicos. Eso es lo que yo necesitaba: un cabello que se sintiera lo suficientemente especial, tal como es.

La cuarentena fue un buen momento para probar cuánto duraría esta euforia porque no hay nadie cerca para peinarme (excepto el perro, y no es muy bueno para las trenzas). Ya han pasado casi cinco meses y me siento tan entusiasmada con mi pelo como cuando hice el cambio por primera vez. A su vez, esto eliminó la mayor parte de la energía que ponía en estar enfadada por mi incapacidad para peinar mi cabello como quería. Y ahora me siento significativamente más en paz con mi brazo izquierdo que está perpetuamente "fuera de servicio".

Solía elevar mi cabello con cualquier cosa, desde mi máquina Quick Wrap hasta las trenzas holandesas. Sin embargo, sé que esas cosas simplemente no son manejables para mí ahora. Hoy en día, me doy cuenta de que el pelo rosa ha cambiado las cosas al revés. Mi pelo es ahora lo que eleva el ámbito más estrecho de los estilos que puedo manejar. En otras palabras, hasta la más desordenada de las colas de caballo que puedo reunir me parece mágicamente novedosa hoy. Porque es rosa. Así que, mientras escribo esto con mi "pelo ultradesordenado pero todavía bonito [para mí] después del entrenamiento", no puedo evitar reírme de la ironía. Solía jugar con mi pelo para cambiar mi "identidad" y, de hecho, nunca me he sentido más a gusto con mi pelo que ahora. No se utilizaron cubitos de hielo para crear el pelo rosa, pero sí conseguí la maravilla de cambio de color que siempre había deseado. Me costó un accidente importante, muchos intentos fallidos de peinado, mucha negación, algo de coraje y, finalmente, mucha decoloración para encontrar el peinado que más se parece a mí. Por lo tanto, ya no me interesa una "nueva identidad capilar" regular. Estoy satisfecha con ser yo misma. A su vez, doy crédito al pelo rosa por haber establecido una tregua [parcial] entre yo y mi limitación física.

Chloé es una nadadora paralímpica y escritora independiente centrada en la belleza, la moda y la cultura pop. Puedes seguirla en Instagram y Twitter.

Noticias relacionadas