barra head

Los locutores negros est√°n redefiniendo lo que significa "parecer profesional" en antena

Los locutores negros est√°n redefiniendo lo que significa "parecer profesional" en antena

Diecis√©is a√Īos despu√©s, el pelo negro sigue siendo un artefacto pol√≠tico.

En todo el pa√≠s, los negros siguen vi√©ndose afectados de forma desproporcionada por las normas y expectativas est√©ticas en la escuela y el lugar de trabajo, por normas que pertenecen al sistema de discriminaci√≥n de la supremac√≠a blanca. En el oto√Īo de 2020, la Ley CROWN -una ley que proh√≠be la discriminaci√≥n basada en el peinado y la textura del cabello- fue aprobada por la C√°mara de Representantes y pas√≥ a ser considerada por el Senado, pero no logr√≥ llegar a una votaci√≥n en el pleno antes de fin de a√Īo. Si se aprueba en el Senado y el presidente Biden la convierte en ley, la discriminaci√≥n por el pelo ser√° ilegal en todo el pa√≠s. A partir de 2021, en el √°mbito estatal, se han vuelto a presentar proyectos de ley de la Ley CROWN en las sesiones legislativas de los estados, incluido Kansas (uno de los √ļltimos estados en los que se ha vuelto a plantear) y hasta ahora se ha convertido en ley en ocho estados.

Pero la batalla contra la discriminaci√≥n capilar no s√≥lo se gana en el pleno del Senado. Tambi√©n se gana en la vida cotidiana, a trav√©s de peque√Īos actos de resistencia que tienen un enorme impacto. Por ejemplo, el recientemente elegido alcalde de la ciudad de Baltimore , Brandon M. Scott, que luce su completo y redondeado afro con una marcada alineaci√≥n en su foto oficial de alcalde. Despu√©s de dejarse crecer el pelo al principio de la pandemia de COVID-19, cuando se cerraron las peluquer√≠as, decidi√≥ mantener su "pelo" m√°s all√° del cierre. El alcalde Scott caus√≥ sensaci√≥n en los medios de comunicaci√≥n locales y nacionales al salir a desempe√Īar sus funciones de alcalde con este peinado, y poco despu√©s hubo un aluvi√≥n de opiniones sobre el impacto de su pelo en su trabajo como funcionario p√ļblico. El alcalde Scott respondi√≥ a estos comentarios y se enorgulleci√≥ de su contribuci√≥n a la representaci√≥n.

Declaraciones est√©ticas como la del alcalde Scott han sido m√°s comunes a medida que continuamos tamizando el ajuste de cuentas nacional causado por el auge del movimiento Black Lives Matter el pasado mes de mayo - y muchas son hechas por mujeres negras en las noticias de la televisi√≥n. Las reporteras Lena Pringle, Samaria Terry y Treasure Roberts se han hecho virales en los √ļltimos seis meses por llevar el pelo natural o con protecci√≥n en directo, rompiendo la homogeneidad de la belleza en la televisi√≥n.

Estas mujeres pertenecen a la nueva clase de locutoras negras que adoptan peinados naturales ante las cámaras, la nueva clase de mujeres que reconfiguran activamente la narrativa del profesionalismo con sus elecciones de belleza. Sin embargo, el cambio radical no era la intención principal de estas mujeres, sino un efecto secundario de la viralidad de las redes sociales.

Pringle, presentadora y reportera de la emisora WJXT4 de Jacksonville, Florida, se hizo un nuevo corte de pelo -un corte corto con raya- para levantar el ánimo. "Recuerdo que durante ese tiempo me sentí particularmente deprimida, no estaba en mi mejor estado mental, y en un esfuerzo por darme un impulso, me dije: 'Tal vez debería probar un nuevo peinado'", y aunque había estado usando su cabello corto y natural desde 2018, este era el más corto que había tenido.

Pringle se hizo unos cuantos selfies y utilizó su Instagram y su Twitter para documentar este hito personal; después de todo, durante sus estudios de periodismo le dijeron que no podría conseguir o mantener un trabajo en el mundo de las noticias con ese mismo corte de pelo. Recuerdo que, cuando estaba en la universidad, alguien me dijo específicamente que el look era demasiado urbano", dice Pringle a Allure, "que no iba a ser lo suficientemente versátil y que no podría avanzar en mi carrera como periodista o incluso entrar en la puerta". En este campo, se oye hablar mucho de lo que se te viene encima, especialmente como mujer negra. Y si no tienes [el] estándar europeo de belleza de un corte recto o un pelo liso, oyes mucho sobre el posible rechazo que puede haber".

A Roberts, de WKMG News 6 en Orlando (Florida), le dijeron algo parecido cuando asist√≠a a una feria de empleo antes de entrar en la industria. Le aconsejaron que retirara un clip incluido en su noticiario porque llevaba trenzas en √©l. Como se√Īal√≥ en un tuit, le dijeron que no conseguir√≠a un trabajo en los informativos con ese peinado. El verano pasado, llev√≥ trenzas en directo por primera vez.

En las respuestas al tuit viral de Roberts estaba la presentadora de la WDSU de Nueva Orleans , Christina Watkins, que tuiteó de vuelta un breve vídeo de ella misma llevando trenzas sin nudos y un mensaje de solidaridad, completado con el emoji de la corona: "¡Yesssss! Vamos, mujeres negras en la televisión con trenzas!!!! Llevando las mías por primera vez, también!".

En enero de 2021, Terry, la presentadora/reportera de deportes de fin de semana de la emisora WREG 3 de Memphis, se unió a Roberts y Watkins en su debut en la pantalla con estilo de protección. La brevedad del tuit de Terry reflejaba la gravedad de la situación: Reunir el valor para lucir trenzas en directo: "Tenía arraigado en mi cerebro que el pelo profesional era liso", dice Terry. "Lo aprendí en la escuela, viendo a la gente en la televisión mientras crecía, de los asesores de imagen que tenemos en las emisoras en las que [anteriormente] trabajaba... Reunir el valor fue realmente difícil".

Después de que otra presentadora negra de su emisora publicara un comentario negativo que recibió de un espectador tras llevar trenzas en antena, Terry se preocupó por cómo recibirían los espectadores su propio pelo. "Somos tan presentables y relacionables que la gente siente que nos conoce", explica Terry. "Nos ven fuera, hablan con nosotros, te mandan mensajes y te dicen lo que les gusta y lo que no".

Las posibles cr√≠ticas de los espectadores son suficientes para disuadir a algunas reporteras negras de llevar un peinado natural o protector. Pero las presiones para ajustarse a un determinado est√°ndar de belleza no siempre son tan directas. Tambi√©n est√°n codificadas dentro del lenguaje contractual de los c√≥digos de vestimenta en el lugar de trabajo que limitan la apariencia de profesionalidad de las mujeres negras en comparaci√≥n con las mujeres de otras razas o etnias - contribuyendo a√ļn m√°s a una historia de opresi√≥n en la que las mujeres negras se ven obligadas a sacrificar su autoexpresi√≥n para ser m√°s agradables. En 2019, Brittany Noble Jones, una presentadora de noticias que anteriormente trabajaba en WJTV en Jackson, Mississippi, escribi√≥ un art√≠culo en Medium, en el que dice que fue despedida de su trabajo despu√©s de llevar su cabello natural en el aire. Afirma que, despu√©s de tener a su hijo, pregunt√≥ si pod√≠a dejar de alisarse el pelo. Seg√ļn Noble Jones, le dijeron que su pelo parec√≠a "poco profesional y el equivalente a ponerse una gorra de b√©isbol para ir al supermercado" Un portavoz de la emisora neg√≥ que el pelo de Noble Jones fuera el motivo de su despido, diciendo a Today: "Las alegaciones de que el empleo de la Sra. Jones fue rescindido por su elecci√≥n de peinado no tienen ninguna base y se niegan en√©rgicamente."

"Con algunos de nuestros colegas [no negros], nadie se pregunta si alguien se acorta un poco porque es verano", dice Pringle, "o si se hace unas mechas porque es oto√Īo o si se deja crecer porque es invierno. Nadie cuestiona si deciden rizarse el pelo un d√≠a o llevarlo liso otro". La misma flexibilidad y respeto que se da a las mujeres que pueden tener un tono diferente deber√≠a darse [a las mujeres negras] sin tener que hacer aprobar una ley federal".

Muchas de las historias que escuchamos sobre la discriminaci√≥n del cabello de los negros se producen en las industrias corporativas, pero la discriminaci√≥n del cabello en el periodismo de radio y televisi√≥n tiene un grado de singularidad debido al nivel de visibilidad de los reporteros en el aire. Esta visibilidad se intensifica a√ļn m√°s por la existencia de las redes sociales. Y aunque la abrumadora cantidad de respuestas y opiniones puede ser desalentadora, esta hipervisibilidad es exactamente la raz√≥n por la que estas mujeres creen que es m√°s importante que nunca presionar para conseguir representaci√≥n en su campo. Terry revela que lo que m√°s le ha llamado la atenci√≥n al hacerse viral es la cantidad de gente que no era consciente de la feroz discriminaci√≥n que sufren los periodistas negros por su pelo.

"La cuestión es que si no eres negro, si no eres mujer, si no estás en el mundo de la radiodifusión, nunca sabrías que estas experiencias existen", razona Pringle. "Nunca sabrías que hay personas que se sientan en los despachos de los directores de noticias y les ruegan y suplican que se cambien el pelo".

"Como mujeres negras en la televisi√≥n, hay muchos ojos puestos en nosotras", dice Watkins, "ojos de gente de todos los or√≠genes. Nos ven como una fuente de confianza. Ver a alguien que es capaz de cambiar su cabello, ya sea con trenzas, mechones, giros o peinados, ver a alguien que puede hacer eso en una plataforma como la que tengo, da una idea diferente a otras personas que quiz√°s no hayan visto algo as√≠ antes. Si dicen: 'Vaya, me gusta mucho el pelo de Christina', quiz√° la pr√≥xima vez que una empleada suya entre en su lugar de trabajo en la Am√©rica corporativa no se escandalice tanto, porque recordar√° haber visto a su 'se√Īora de las noticias' con el pelo as√≠".

Aunque hay trolls que pretenden invalidar y desestimar sus experiencias, las cuatro mujeres han recibido en su mayor√≠a comentarios positivos sobre su cabello por parte de la gente que las ve en casa, muchos de los cuales dicen que se han inspirado para compartir sus propias historias y comenzar nuevos viajes de amor al cabello. En muchos casos, el hecho de llevar el pelo al natural o con estilos protectores ha hecho que estas presentadoras se sientan m√°s identificadas con los espectadores negros. "[Hay] gente que est√° ense√Īando a sus hijos [mi pelo] y sus hijos est√°n entusiasmados por llevar trenzas", dice Roberts. "Por eso es importante. Cuando mostramos qui√©nes somos realmente en las noticias, la gente dice: '¬°Se parece a m√≠! Su pelo es igual al m√≠o! Tal vez yo pueda salir en las noticias alg√ļn d√≠a'. [Estamos] impactando indirecta y directamente a la gente y haci√©ndoles saber que aqu√≠ hay espacio para ti. T√ļ tambi√©n puedes hacerlo".

Pringle ha recibido mensajes de espectadores que dicen que ella es la raz√≥n por la que se volvieron naturales, as√≠ como notas de padres que dicen que ella ha hecho que sus hijas con el pelo corto tengan m√°s confianza en s√≠ mismas. "Es un gran recordatorio para la gente de que... al ser t√ļ misma, el mundo se adaptar√°. Y punto", comparte Pringle. "[Espero llegar a] las mujeres que se parecen a m√≠, ya sean mayores, j√≥venes o de mi misma edad, [y] recordarles que puedes mostrarte tal y como eres, y eso es m√°s que suficiente".

Cada una de ellas se√Īala que no podr√≠an llevar estos peinados al aire hoy en d√≠a sin la valent√≠a de las locutoras negras que las precedieron. Siempre le digo a la gente que me subo a los hombros de muchas generaciones de mujeres que derribaron puertas mucho antes de que yo tuviera la oportunidad de llegar a una", dice Pringle. A trav√©s de las redes en l√≠nea, los chats de grupo y las organizaciones profesionales como la Asociaci√≥n Nacional de Periodistas Negras, las reporteras negras pueden conectarse, apoyarse e inspirarse mutuamente para llevar el pelo como quieran en antena: "Sinceramente, estamos en esto juntas", dice Roberts, "no se trata de una de nosotras o de un par de nosotras. Lo que hacemos es mucho m√°s grande que nosotros".

Y juntos, est√°n reescribiendo el profesionalismo. Su definici√≥n no incluye los est√°ndares de belleza euroc√©ntricos. No incluye palabras como distracci√≥n o pulcritud. ("Algunas cosas s√≥lo distraen porque nunca las has visto", se√Īala Pringle). Su definici√≥n de profesionalidad est√° en constante evoluci√≥n, es fluida, de mente abierta y subjetiva: "Ni siquiera creo que se pueda definir realmente 'parecer profesional', y creo que ese es el punto que muchas mujeres negras estamos tratando de hacer ahora mismo", dice Watkins. "Ser y parecer profesional no significa tener el pelo liso, no significa tener el pelo rizado, no significa ninguno de los peinados que queremos hacer, porque tu peinado no hace o rompe tu profesionalidad. Es s√≥lo el pelo. Yo mismo soy periodista. C√≥mo doy las noticias, c√≥mo hago las entrevistas, c√≥mo cuento las historias... esa es la parte profesional".

Despu√©s de romper barreras, hitos personales y expectativas anticuadas, las presentadoras se sienten lo suficientemente capacitadas para intentar cosas diferentes con su pelo. Enumeran con entusiasmo sus nuevas aspiraciones, como a√Īadir color, probar las trenzas senegalesas y de la pasi√≥n, y llevar sus propios rizos naturales en directo.

Con el trabajo de la Coalición CROWN Act y la tenacidad de estas mujeres, es más fácil imaginar un futuro en el que la definición de "pelo profesional" que rechaza la negritud quede obsoleta. Y gracias a estas locutoras, puede que la revolución no sea televisada, pero nuestro cabello sí lo será.

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

9 votos

Noticias relacionadas