barra head

¿Hay que beber té o café para tener energía?

EL CAFÉ TE DA UN SUBIDÓN MÁS RÁPIDO, PERO EL TÉ PROPORCIONA UNA ENERGÍA MÁS SOSTENIDA

¿Hay que beber té o café? El café te da un subidón más rápido, pero el té proporciona una energía más sostenida

El café y el té son dos de las bebidas más comunes en el mundo. Ambas contienen cafeína, antioxidantes y pueden ayudarte a sentirte con energía, por lo que es difícil decidir entre las dos.

Aquí está todo lo que necesitas saber sobre las diferencias y similitudes entre el café y el té y cuál es mejor para tu salud.

El café tiene más cafeína

Tanto el café como el té contienen cafeína, un estimulante que puede hacer que te sientas despierto y con energía.

También puede prevenir enfermedades. Un amplio estudio de 2015 descubrió que las personas que consumen una cantidad moderada de cafeína tienen un menor riesgo de padecer diabetes de tipo 2 que las que no la consumen. También eran menos propensas a desarrollar ciertas enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurodegenerativas -como el Alzheimer y el Parkinson- y cánceres como el de colon, el de útero y el de hígado.

Importante: Una taza de café suele contener entre 80 y 100 mg de cafeína, según el doctor Christopher Gardner, director de estudios de nutrición del Centro de Investigación en Prevención de Stanford. Una taza de té, en cambio, sólo contiene entre 30 y 50 mg de cafeína.

"En general, el café tiene de dos a tres veces más cafeína en comparación con un té negro de tamaño similar", afirma el doctor Matthew Chow, profesor clínico adjunto de neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de California Davis.

Sin embargo, la proporción exacta depende de varios factores, entre ellos:

  • El tipo de té
  • La cantidad de té utilizada para preparar una taza
  • La temperatura del agua
  • El tiempo que se deja reposar el té

El té negro, por ejemplo, contiene 48 miligramos de cafeína, mientras que el té verde sólo contiene 29. Las infusiones puras, como el té de menta y el té de manzanilla, no contienen nada de cafeína.

Sin embargo, es importante que no consumas demasiada cafeína, que la FDA define como más de cuatro o cinco tazas de café al día. Esto se debe a que, en exceso, la cafeína puede causar:

  • Náuseas
  • Diarrea
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Frecuencia cardíaca elevada
  • En casos extremos, puede provocar ataques epilépticos

El té proporciona más energía y atención sostenidas

Dado que el café contiene más cafeína que el té, le dará un mayor subidón. Sin embargo, el té parece proporcionar un impulso de energía más sostenido que el café.

Esto se debe a que el té, a diferencia del café, contiene L-teanina, una sustancia química que metaboliza la cafeína durante un periodo de tiempo más largo. De hecho, un pequeño estudio de 2008 descubrió que los participantes que consumieron una combinación de L-teanina y cafeína obtuvieron mejores resultados en una prueba de atención que los que sólo consumieron cafeína. El estudio concluyó que la combinación de ambas sustancias mejoraba tanto el rendimiento cognitivo como la atención.

Tanto el té verde como el té negro contienen L-teanina, pero el té verde tiene un poco más, unos 6,56 mg, comparado con los 5,13 mg del té negro.

El café contiene más antioxidantes

Tanto el café como el té contienen antioxidantes, compuestos químicos que pueden reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades como el cáncer o la diabetes.

"El café tiene más antioxidantes en general que los preparados de té", dice Chow.

De hecho, un estudio de 2013 descubrió que el café contenía más antioxidantes que el té, el chocolate caliente y el vino tinto.

Los antioxidantes más comunes en el café son los ácidos clorogénico, ferúlico, cafeico y n-cumárico. Algunos expertos consideran incluso que la cafeína es un antioxidante. Un componente principal del té verde llamado catequina también se considera un antioxidante con propiedades antiinflamatorias.

El consumo de antioxidantes en forma de café o té podría "prevenir potencialmente la degradación oxidativa", una reacción química que puede causar daño celular, dice Gardner. "Si se hace eso, potencialmente se podrían prevenir o tratar las enfermedades crónicas degenerativas", como la apoplejía, el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardíacas, dice.

Sólo recuerde beber café y té con moderación para obtener beneficios antioxidantes, ya que tomar más de cuatro o cinco tazas al día puede suponer riesgos para la salud por la cantidad de cafeína.

Lo que hay que saber

"No hay un ganador claro entre el té y el café", dice Chow. En términos de salud, la elección se reduce básicamente a los efectos que busques.

Si quieres un subidón rápido, el alto contenido en cafeína del café te lo proporcionará. Sin embargo, si eres más sensible a la cafeína, puede que prefieras el té por su menor contenido en cafeína y sus niveles de L-teanina, lo que significa que obtendrás un impulso energético más prolongado y estable.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

9 votos

Noticias relacionadas