barra head

Una influencer comparte su fallo en una sesi贸n de botox

UNA INYECCI脫N EN LOS OJOS SALI脫 MAL

La bloguera de estilo de vida de Chicago Whitney Buha lleva tres años aplicándose bótox en la cara y siempre ha estado contenta con los resultados, hasta ahora. En su historia de Instagram a principios de marzo, reveló que después de sus últimas inyecciones de Botox, su ceja izquierda estaba más baja que la derecha (esta caída se conoce médicamente como ptosis). Volvió a su inyectadora para que le aplicara otras cuatro unidades de Botox para "levantarla y emparejarla", pero el resultado final no fue el que esperaba.

"Lo que sea que haya hecho relajó este músculo y ahora todo mi párpado está caído", dijo Buha, señalando su párpado superior, añadiendo que pensaba que el inyector le había dado demasiado Botox, o que lo había inyectado en el lugar equivocado.

Botox Real Woman Says It Went WrongEn las últimas dos semanas, Buha ha estado buscando desesperadamente una solución, señalando que el Botox no puede disolverse como otros rellenos. También ha compartido imágenes fotográficas periódicas para controlar la caída día a día, mostrando un buen sentido del humor sobre el calvario. Y no es sólo su ojo izquierdo el que se ha visto afectado. "Mi ojo derecho es demasiado grande", dijo en su Story. "No deberíais ver el blanco por encima de mi iris".

Buha consultó con los médicos y les explicó que el cambio en su ojo derecho se debía a que éste compensaba en exceso al ojo izquierdo: "Como el ojo izquierdo está cerrado, me está perjudicando la visión", dijo, y añadió que esperaba que cuando su párpado izquierdo empezara a abrirse más, su ojo derecho se "igualara".

Sin duda, es un cuento con moraleja, pero ¿cuál es la opinión de un experto al respecto? Y en primer lugar, ¿qué es exactamente el Botox?

"La toxina botulínica es una neurotoxina que debilita el músculo, impidiendo que se contraiga", explica a Health la dermatóloga neoyorquina Debra Jaliman, que lleva más de 25 años enseñando dermatología en la Facultad de Medicina de Mount Sinai. "Alisa la piel que recubre el músculo, minimizando las líneas faciales".

La popularidad del Botox se ha disparado en Estados Unidos en la última década. Según las últimas cifras de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Estética (ASAPS), ha sido el tratamiento estético más solicitado durante 20 años. En 2019, se administraron más de 7,6 millones de inyecciones de Botox, un 4% más que el año anterior y un asombroso 878% más que en el año 2000.

El efecto secundario más común del Botox son los hematomas, y algunas personas experimentan un dolor de cabeza o una sensación de pesadez en el lugar de la inyección, añade el Dr. Jaliman. "Se pueden tener los ojos o las cejas caídas, pero esto es muy raro si se inyecta correctamente", dice.

La consideración más importante antes de ponerse Botox -ya sea la primera o la quinta vez- es la cualificación del inyector: "Hay que acudir a un dermatólogo certificado o a un cirujano plástico", aconseja la Dra. Jaliman. Y hay que investigar: "Acuda a alguien que haga mucho Botox, no a alguien que sólo se inyecte ocasionalmente", añade.

Si a alguien se le caen los ojos después del Botox, significa que se ha inyectado en el músculo equivocado, explica la Dra. Jaliman: "Las personas que se inyectan Botox tienen que conocer realmente la anatomía facial", dice, "algunos toman un curso rápido y creen que pueden hacer Botox. Muchos pacientes buscan el Botox más barato que puedan encontrar y creo que eso es un gran error: el Botox barato suele estar muy diluido [con solución salina], lo que significa que se mueve por el músculo de forma diferente."

A Buha le han dicho que su párpado caído es sólo temporal, y espera ver una mejora en un par de semanas. "El peor escenario es esperar 3-4 meses para que el Botox desaparezca", dice el Dr. Jaliman.

Mientras tanto, Buha sigue compartiendo su mala experiencia con el Botox en Instagram. Después de seguir los consejos de los expertos, se puso otra inyección de Botox para levantar su párpado izquierdo, y está esperando a recibir unas gotas especiales para los ojos diseñadas para ayudar con la ptosis.

El cirujano plástico dijo que nunca había visto un ojo tan caído como el mío, así que no volveré a inyectarme con la misma persona. "Así que no volveré a la misma persona para las inyecciones". También compartió que estará nerviosa por volver a aplicarse bótox, pero lo hará: "Cuando el bótox es bueno, es realmente bueno", dijo a sus seguidores.

Categor铆as:

驴Te gusta? 隆Punt煤alo!

3 votos

Noticias relacionadas