barra head

Zumos para la ansiedad

TODA LA INFORMACI√ďN SOBRE LA ANSIEDAD Y LA NUTRICI√ďN

La ansiedad, la depresión y el estrés común son extraordinariamente comunes. Y pueden pasar de ser una molestia ocasional a ser un problema crónico que afecta a la vida. Por supuesto, queremos encontrar cualquier forma de mantenerlos a raya. Pero, ¿pueden los zumos ayudar realmente a la ansiedad?

Aunque existe una panoplia de tratamientos convencionales, como la medicación y la psicoterapia, puede que te interese explorar opciones de bricolaje. No eres el único. De hecho, el mundo de la medicina complementaria y alternativa (MCA) -que incluye el uso de remedios naturales como la comida para curar enfermedades- está en plena expansión.

La nutrición funcional entra en el ámbito de la medicina complementaria y alternativa. Y, en este artículo, vamos a presionar a cabo jugosa información sobre el lugar de los jugos en el tratamiento de la ansiedad.

Zumos para la ansiedad: Toda la información sobre la ansiedad y la nutrición ¿Ganar con los zumos contra la ansiedad?

Algunos estudios han descubierto que una dieta rica en frutas y verduras se asocia a un menor riesgo de ansiedad y otros trastornos mentales, pero tomar zumos no es lo mismo que comer frutas y verduras enteras.

Zumos para la ansiedad y la depresión: ¿funcionan?

No se han realizado muchas investigaciones sobre los zumos para la salud mental. Pero aquí hay unas cuantas pepitas para darse con un canto en los dientes por un momento:

  • Un par de estudios con ratas -uno con mora y otro con mora negra- descubrieron que los zumos de bayas tenían un resultado favorable en los niveles de ansiedad de los roedores.
  • Los participantes en un pequeño ensayo en humanos informaron de beneficios significativos con la intervención nutricional, que incluía zumos junto con una dieta vegana, suplementos nutricionales, ejercicio regular y técnicas de desestresamiento.

Por lo tanto, la eficacia de los zumos para combatir la ansiedad sigue siendo una incógnita. Aunque es evidente que podría beneficiarse de más investigaciones, parece ser un enfoque terapéutico prometedor, sobre todo si se incluye como parte de un plan de atención holística más amplio que incluya terapias médicas occidentales, ejercicio, técnicas de reducción del estrés, etc.

Aunque seguir una dieta sana y completa y aumentar la ingesta general de frutas y verduras puede ayudar a reducir los síntomas de ansiedad, es poco probable que un solo zumo o batido tenga un impacto significativo en tus niveles de ansiedad. Es mejor centrarse en la ingesta dietética general.

¿Son otros métodos de consumo de nutrientes mejores que los zumos para la salud mental?

La clave es la retención de nutrientes y la biodisponibilidad. En general, comer alimentos enteros es más ventajoso para tu bienestar que beberlos.

Sin embargo, si lo que te gusta es beber vitamina A a Z, debes aprovecharlo al máximo. Para que la ingesta de nutrientes sea lo más rentable posible, ten en cuenta estos consejos:

  1. Utilice toda la fruta/verdura que pueda. Si las hojas, las cáscaras, la médula, las semillas, etc. son comestibles y tienen valor nutricional, pueden ser buenas inclusiones para su bebida.
  2. Considere la posibilidad de hacer un batido en lugar de un simple zumo. Los batidos suelen incluir una gama más amplia de ingredientes y facilitan la incorporación de grasas saludables, proteínas, etc. Además, puedes ser mucho más imaginativo con estas sabrosas bebidas mezcladas.
  3. Hazlo en casa. (En lugar de comprar zumos de supermercado ya preparados en botella o cartón o a partir de concentrados). Los zumos recién preparados probablemente contengan menos aditivos (por ejemplo, azúcar o conservantes) y más vitaminas, fibra, etc., que quieres.
  4. Los productos de calidad cuentan. Utiliza ingredientes de calidad: ¡basura dentro = basura fuera!
  5. Potencia la energía. Añadir algo de proteína a tu zumo o batido puede ayudar a equilibrar su perfil nutricional.
  6. Porciones adecuadas. Sé consciente de tu consumo y asegúrate de tenerlo en cuenta en tu plan de alimentación diario. Puede ser muy fácil excederse en el consumo de calorías cuando están en forma líquida. Comer en exceso y la obesidad pueden aumentar el riesgo de padecer trastornos como la ansiedad.

Ansiedad y nutrición

La conexión mente-cuerpo es real. Esencialmente, tu estado físico crea señales que desencadenan respuestas mentales (por ejemplo, estados de ánimo, trastornos, etc.).

El eje intestino-cerebro es una de las formas en que el cuerpo y el cerebro tienen fuertes vínculos. La comunidad de microbios del intestino (microbiota intestinal) se comunica con el sistema nervioso central. Si están desequilibrados, pueden contribuir a la aparición de enfermedades tanto dentro como fuera del tracto gastrointestinal.

Las investigaciones han relacionado la inflamación y la disbiosis del intestino con la ansiedad y la depresión.

Hay una gran cantidad de investigaciones al respecto. Y varias disciplinas médicas -medicina funcional, epigenética, etc.- siguen estudiando y aplicando lo aprendido. Además, hay siglos de conocimiento observacional sobre el vínculo entre el vientre y la cabeza.

Alimentación = estado de ánimo y actitud

Sí, tu dieta puede influir en tu estado mental. El intestino y el cerebro proceden del mismo tipo de células y se comunican entre sí enviando señales a través del nervio vago. Además, una gran parte de los receptores que regulan el estado de ánimo (también conocidos como serotonina) llaman al revestimiento del intestino "hogar, dulce hogar".

Los distintos alimentos y nutrientes crean mensajes diferentes. Cada uno de ellos le dice a su cerebro que lleve a cabo acciones específicas, como generar, liberar, eliminar o modular de otro modo una determinada sustancia neuroquímica. Y, a su vez, son estas sustancias químicas del cerebro las que pueden influir en el estado de ánimo, la respuesta al estrés y la salud mental en general.

Muchos estudios apoyan este ciclo. También proporcionan un montón de datos y otros hallazgos sobre cómo varios nutrientes pueden ayudarle a prevenir, tratar y gestionar una serie de problemas de salud física y mental. Para que te hagas una idea, esto es lo que descubrieron un par de estudios centrados en la dieta y la ansiedad:

  • Un estudio de 2019 descubrió que los adultos mayores que comían más grasa saturada y azúcar eran más propensos a tener mayores niveles de ansiedad.
  • Un estudio de 2020 descubrió que un mayor consumo de granos no refinados y verduras se asoció con una menor depresión y gravedad de la ansiedad en los adultos.

Nutrientes que combaten la ansiedad, por favor.

OK, así que la nutrición *puede* afectar a las funciones de la salud mental. Lo entiendo.

Saber esto es muy importante. Significa que puedes influir positivamente en tus niveles de ansiedad simplemente ajustando los alimentos que comes (o no comes).

Grupos de alimentos para sentirse bien

Para funcionar de forma óptima, el cerebro necesita carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales saludables y ricos en fibra. Puedes conseguir estos componentes nutricionales incorporando un arco iris de alimentos de las siguientes categorías:

  • carbohidratos complejos
  • proteínas magras
  • alimentos fermentados
  • pescado graso
  • frutos secos y semillas
  • frutas y verduras frescas (o congeladas)

Obtenga su dosis diaria de vitamina "¡Hasta luego, ansiedad!"

En términos de alivio de la ansiedad, ciertos nutrientes han demostrado ser más eficaces. Los estudios indican una relación entre los siguientes nutrientes y la reducción del estado de ansiedad de una persona.

Sin embargo, algunos de estos estudios se centraron en la suplementación, mientras que otros examinaron la relación entre los niveles de nutrientes y los síntomas de ansiedad. La suplementación proporciona una dosis más concentrada de nutrientes, que podría ser más eficaz para la ansiedad que los nutrientes dietéticos.

Por ejemplo, compruebe lo que la investigación ha descubierto sobre estos actores clave:

  • Aminoácidos. Las dietas sin suficientes aminos se asocian a un mayor riesgo de trastornos de ansiedad.
  • Antioxidantes, incluido el betacaroteno. Una mayor ingesta de betacaroteno se relaciona con una menor prevalencia de depresión, ansiedad y estrés en las adolescentes.
  • Curcumina (un compuesto que se encuentra en la cúrcuma). Las investigaciones han demostrado que la curcumina tiene un efecto modulador sobre los circuitos cerebrales y la química relacionada con los trastornos depresivos. Las cantidades de curcumina en la cúrcuma son bastante bajas, por lo que la suplementación puede ser más apropiada para fines terapéuticos.
  • Magnesio. Puede haber una relación inversa entre los niveles de magnesio y la ansiedad autodeclarada. Por lo tanto, aumentar su consumo podría resultar en menos ansiedad.
  • Ácidos grasos omega-3. Estos omegas pueden reducir la inflamación, liberar neuroquímicos como la dopamina y equilibrar el microbioma de su cuerpo, todo lo cual podría calmar la ansiedad.
  • Probióticos. Las pruebas sugieren que los probióticos pueden aliviar la ansiedad acompañada de depresión. Sin embargo, los estudios en cuestión eran bastante pequeños.
  • Triptófano. Este importante aminoácido ha demostrado tener efectos reductores de la ansiedad, así como la capacidad de ayudar al cuerpo a producir y liberar serotonina, una sustancia química del cerebro relacionada con el estado de ánimo y el comportamiento.
  • Vitamina C. Este potente antioxidante combate el estrés oxidativo, que podría desencadenar la ansiedad.
  • Vitamina D. En personas con deficiencia de vitamina D, ésta puede resolver la ansiedad o aliviar los síntomas.
  • Vitamina E. Otro potente antioxidante, la vitamina E, parece ofrecer una prometedora terapia complementaria a los medicamentos convencionales contra la ansiedad y la antidepresión. La combinación mostró una reducción significativa de las puntuaciones de ansiedad.
  • Zinc. Las poblaciones que envejecen son propensas a tener bajas concentraciones de zinc junto con la depresión y la ansiedad. Los adultos mayores que tienen una deficiencia de zinc son más propensos a sufrir depresión.

Esta es sólo una lista corta para empezar.

Tener niveles subóptimos o ser deficientes en ciertos nutrientes podría aumentar el riesgo de síntomas de ansiedad. Las personas que siguen dietas restrictivas, los adultos mayores y los que padecen ciertas afecciones médicas son más propensos a desarrollar deficiencias de nutrientes.

Si cree que puede tener una carencia de nutrientes o estar en riesgo de desarrollarla, consulte a un profesional de la salud para que le aconseje y le haga las pruebas adecuadas.

Sólo dame una lista de compras de frutas y verduras ya

Puedes encontrar estos nutrientes en una variedad de frutas y verduras dignas de ser exprimidas.

Para promover la salud general, incluida la salud mental, es importante consumir una variedad de frutas y verduras a diario. Para aumentar tu consumo de productos, abastece tus armarios y nevera con estas populares y productivas maravillas de zumos y batidos:

  • plátanos y bananas
  • remolachas
  • pimientos
  • bayas
  • zanahorias
  • cítricos
  • verduras de hoja oscura
  • higos
  • piña

También puedes considerar otros alimentos que pueden reducir la ansiedad:

  • judías y lentejas
  • granos de cereales
  • cacao en polvo
  • nueces
  • semillas de calabaza
  • anacardos
  • almendras
  • semillas de girasol

Sea creativo y mezcle las cosas. Al cambiar rutinariamente la combinación de ingredientes, le resultará más fácil obtener su menú completo de nutrientes.

Simplemente di que no: Alimentos que hay que evitar

Además de las cosas que podrían ser beneficiosas para añadir a su régimen, debe tener cuidado con otras. Investigaciones recientes sugieren que es conveniente evitarlos:

  • edulcorantes artificiales
  • azúcar
  • alcohol
  • cafeína
  • gluten
  • alimentos procesados y fritos
  • lácteos con alto contenido de grasa

Estos productos pueden causar inflamación y afectar negativamente a la salud intestinal, lo que puede agravar la ansiedad.

Y la mejor bebida para la ansiedad es...

Si se reduce al sabor, bueno, eso es bastante subjetivo, ¿no?

Prepara un vaso alto de mejor salud mental

¿Quieres probarlo? Puedes probar suerte con algunos zumos más fluidos. Pero nosotros te proponemos algunos batidos contra la ansiedad. Y estas recetas que nos hacen la boca agua (en una especie de frío).

Dicho esto, aumentar la ingesta general de frutas, verduras y alimentos saludables podría ayudar a reducir los síntomas de ansiedad, pero ninguno de ellos proporcionará un alivio inmediato.

  • Batido de naranja paleo
  • Batido anti-ansiedad con proteína vegetal
  • Batido de arándanos y mantequilla de almendras
  • Batido antiestrés para cuando también te apetece mantequilla de cacahuete + chocolate
  • Batido para aliviar la ansiedad con té verde

¿Te has dado cuenta de que todas las recetas llevan ingredientes que prácticamente rezuman nutrientes para combatir la ansiedad? No es una coincidencia.

Mención de honor

Cabe destacar que otras bebidas también pueden aliviar la ansiedad. Dependiendo de la naturaleza y el origen de su ansiedad, el agua, las infusiones o el alcohol pueden calmarla.

Cuándo buscar un tratamiento para la ansiedad

Estar ansioso no es lo mismo que tener un trastorno de ansiedad. Los trastornos de ansiedad requieren atención médica de un profesional capacitado.

Tu Berry Green Bliss Frappé puede ser todo zen y fantástico, pero no es una cura para todo. Saber cuándo es el momento de dejar de lado la batidora por un minuto y consultar a tu médico es fundamental.

Deberías buscar ayuda si se da alguno o todos los casos siguientes:

  • Su ansiedad está perturbando su vida cotidiana. Esto podría manifestarse como una incapacidad para concentrarse en el trabajo, problemas con sus relaciones, o evitar lugares/actividades que antes disfrutaba.
  • Recurres al alcohol u otras sustancias para "automedicarte".
  • Tus síntomas duran mucho tiempo o se repiten con frecuencia.
  • Tienes problemas físicos como consecuencia de la ansiedad. Los problemas de sueño, los dolores y los problemas de estómago son sólo algunos ejemplos.
  • Tienes pensamientos suicidas.
  • Sientes que tus preocupaciones, irritabilidad, estrés, etc. están fuera de control y se apoderan de ti. Como si ya no fueras tú mismo.

Consultar con tu médico antes de empezar un programa de zumos para la ansiedad es también una buena idea si tienes otras condiciones de salud o tomas medicamentos.

Para llevar

Los zumos para la ansiedad, ¿son todo lo que se dice? Bueno, la ciencia no lo ha estudiado demasiado en comparación con otras formas de ingerir nutrientes. Pero la ciencia también sugiere que lo que comes puede afectar, y de hecho lo hace, a tu salud mental. Ajustar tu dieta podría ayudarte a prevenir y tratar enfermedades como la ansiedad.

Para la ansiedad, puede ser mejor beber bebidas que aún tengan la pulpa, la médula y otras partes de las frutas y verduras intactas. Los zumos eliminan todo esto, y es posible que se pierdan nutrientes vitales para combatir la ansiedad.

La clave está en consumir nutrientes de eficacia probada para combatir la ansiedad, como los que se encuentran en las dietas saludables y completas. También es importante evitar los alimentos y las bebidas que favorecen la inflamación o la ansiedad.

Tomar esos nutrientes puede facilitar la obtención de su dosis diaria de vitaminas y minerales. Para obtener los mejores resultados, opte por ingredientes de alta calidad como productos de colores, proteínas magras, grasas saludables y granos de cereales sanos. Coma la mayor cantidad posible de frutas y verduras para conservar la máxima nutrición.

Hable con un profesional de la salud si siente que su ansiedad se le está yendo de las manos.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

2 votos

Noticias relacionadas