barra head

Soy una ex gimnasta y una superviviente de una agresión sexual. Gracias, Simone Biles, por dar voz a los sin voz.

Soy una ex gimnasta y una superviviente de una agresión sexual. Gracias, Simone Biles, por dar voz a los sin voz.

Mi primer instinto al ver a Simone Biles salir a la pista con las dem√°s gimnastas del equipo de Estados Unidos fue: algo no va bien.

Estaba en su cara. Estaba en sus ojos. La típica Simone Biles burbujeante y sonriente estaba luchando.

Su nombre era y es sin√≥nimo de estos Juegos Ol√≠mpicos. Pero incluso el GOAT -el mejor de todos los tiempos- de un deporte, y el √ļnico atleta que lleva las esperanzas de una naci√≥n, es humano. Simplemente, estaba mal alineada.

El √ļnico pensamiento que me rondaba por la cabeza era: "Por favor, que no se lesione".

He dudado en escribir este art√≠culo porque no soy Simone Biles y no compito en los Juegos Ol√≠mpicos. Soy una ex gimnasta, una compa√Īera superviviente del ex m√©dico del equipo ol√≠mpico Larry Nassar, y ahora una defensora de las supervivientes de agresiones sexuales.

Pero entonces las opiniones se multiplicaron. Todo el mundo se preguntaba: ¬Ņc√≥mo ha podido pasar esto? ¬ŅPodr√≠a ser la pandemia?

Esa sensación de nerviosismo que sentí al pisar Simone el suelo no hizo más que aumentar cuando el ruido alcanzó un crescendo ensordecedor.

Llegu√© a un punto en el que tuve que escribir, para decirle a Simone: te veo, y gracias. No s√© lo que es ser t√ļ, pero entiendo la tensi√≥n enloquecedora de las opiniones de todos. Recuerdo que, cuando testifiqu√© contra Larry Nassar en 2018, soportar un sinf√≠n de opiniones en las redes sociales y en las noticias sobre mi peso, mi pelo, mi cara, mi voz... incluso yo moqueando mientras lloraba mientras hablaba era una conversaci√≥n.

He tenido una visión de lo que es cuando todo el mundo quiere que representes una cosa, que todo tu ser encaje en una caja definible, cuando todo lo que quieres es el espacio para ser humano.

Sé lo que es que te impongan una identidad

El 19 de enero de 2018 pas√© de ser la desconocida B 43 a una superviviente de agresiones sexuales p√ļblicamente conocida cuando present√© mi declaraci√≥n de impacto en el juzgado frente a mi agresor, y ante las c√°maras que retransmit√≠an a nivel mundial.

Se me conoció como la chica que "rompió" a Larry Nassar.

Se mantuvo estoico e impasible durante 80 declaraciones de impacto, hasta que yo sub√≠ al estrado -una amiga de la familia a la que conoc√≠a desde hac√≠a 30 a√Īos- y rompi√≥ a llorar. Mi nombre y mi cara estaban en todas partes, en Al Jazeera News, en la BBC y en World News Tonight, como la chica que convirti√≥ al monstruo en humano.

En ese momento, todo cambió en mi vida.

Cada día es un equilibrio, pero eso no te hace débil
AP Photo/Dmitri Lovetsky

Lo que el mundo no vio fue lo que ocurrió después.

Para la mayor√≠a de las v√≠ctimas y supervivientes, cada d√≠a despu√©s de reconocer lo que te ocurri√≥ es un equilibrio. Esquivas los desencadenantes y act√ļas como si todo estuviera bien, cuando a veces no es as√≠.

La agresión no es como una enfermedad que puedas vencer. Siempre es algo que está ahí, sentado en tu hombro.

Puedo estar en la situación más poderosa, en la que estoy preparada para ser lo mejor de lo mejor, y todavía puedo ser la chica que está sobre el inodoro, vomitando, llorando a mares y esperando que nadie pueda oírme porque no quiero que nadie sepa que estoy luchando.

He sido esa chica, y sé que volveré a serlo. Soy esa chica.

Pero a nadie le gusta sentir, por muy portavoz que seas, que por encima de todo eres una víctima; que eso define lo que eres y es un hándicap que te frena.

Ahora, despu√©s de haber apoyado a supervivientes de agresiones sexuales durante tres a√Īos en Avalon Healing, puedo decirte que muchas otras v√≠ctimas y supervivientes que no son ol√≠mpicas, que no est√°n bien, necesitan tiempo libre porque no est√°n en el espacio mental adecuado.

Pero no lo consiguen: tienen que luchar con su empleador para conseguir un permiso remunerado. En muchos casos, simplemente no lo piden porque, mientras todos los dem√°s te consideran valiente o al menos funcional, t√ļ te consideras un fracasado en la vida.

Tenemos que redefinir lo que es el apoyo en el deporte
Simone Biles anima a su compa√Īera de equipo Jordan Chiles.
Robert Deutsch-USA TODAY Sports

Yo también estoy harto de oír hablar de nuestro agresor y de nuestro caso.

Mis brazos empezaron a temblar y la sangre de mi cuerpo empez√≥ a hervir hace tres semanas, d√≠as antes de que empezaran los Juegos Ol√≠mpicos, cuando le√≠ el informe sobre el encubrimiento de Larry Nassar por parte del FBI. No ped√≠ que ese detonante llegara a mi vida mientras intento trabajar, vivir una pandemia y criar a un ni√Īo de tres y otro de un a√Īo.

No puedo imaginar el peso de ser el GOAT de la gimnasia, representando a la Asociaci√≥n de Gimnasia de los Estados Unidos (USAG) y al Comit√© Ol√≠mpico y Paral√≠mpico de los Estados Unidos (USOPC), organizaciones que no protegieron a nuestras gimnastas de Larry Nassar, como han dicho muchas gimnastas, incluida Simone, en las √ļltimas semanas.

Se me revolvi√≥ el est√≥mago al escuchar c√≥mo se le ped√≠a a Simone una y otra vez que explicara el peso del estr√©s que estaba sintiendo, y a Aly Raisman decir que todav√≠a no confiaba en que USA Gymnastics protegiera a nuestros atletas de cualquier da√Īo. Me siento aqu√≠ con verdadero asombro mientras veo a todos los atletas de talento dando todo lo que tienen en sus cuerpos y almas por sus pa√≠ses y √≥rganos de gobierno, mientras piden humildemente que simplemente los apoyen mejor.

Simone nos muestra que est√° bien tener matices de gris
Simone Biles abraza a su entrenadora, Cecile Canqueteau-Landi, tras completar su rutina de barra en Tokio.
REUTERS/Lindsey Wasson

El ejemplo de valentía de Simone debería impulsarnos a apoyar a todos los supervivientes de traumas que no pueden decir que no cuando ellos también no están bien.

Imagina que todo el mundo tuviera el apoyo de sus compa√Īeros de equipo, de sus compa√Īeros de deporte y de su entrenadora, Cecile Canqueteau-Landi, que le dijeron: cu√≠date, nosotros nos encargamos. Doy gracias a Dios por eso, por ella.

Fue increíble ver cómo todo el mundo se unía a ella, valorándola como persona por encima de las medallas de oro.

Como dijo Nastia Liukin, ex gimnasta convertida en comentarista: "Está liderando a esta nueva generación y mostrándoles que, en primer lugar, no pasa nada por no estar bien, incluso cuando eres la mejor de todos los tiempos".

Gracias, Simone Biles
Simone Biles.
AP Photo/Ashley Landis

Sé que esto puede ser una lectura pesada. Pero tengo que hablar con los que todavía no lo entienden.

Estoy asombrada por Simone, ya que, incluso bajo el peso del mundo, logró completar su hermosa rutina en la viga.

Espero que ella y los demás deportistas que tuvieron que decir "me importa" acaben en la caja de cereales por demostrar lo que es realmente la valentía.

Espero que las organizaciones aprendan que la forma m√°s fuerte de hacer el cambio es ser parte del cambio, y que a√ļn hay tiempo para corregir los errores.

Sobre todo, espero que la gente dé un paso atrás en su juicio y se dé cuenta de que incluso una atleta olímpica es humana, necesita un descanso y no necesita explicar las complejidades de lo que pasa por su mente. Sólo necesita poder decir "necesito espacio" y que le crean.

Gracias, Simone, por dar voz a los sin voz. Significa todo.

Si eres una superviviente de una agresión sexual, puedes llamar a la Línea Nacional de Ayuda contra la Agresión Sexual al 800.656.HOPE (4673) o visitar su página web para recibir apoyo confidencial.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

19 votos

Noticias relacionadas