barra head

La verdadera razón del divorcio en la mediana edad

the real reason why gray divorceNo es ning√ļn secreto que el divorcio en la mediana edad o "gris" se est√° disparando. Y, seg√ļn la AARP, el 66% de estos divorcios -que se han duplicado desde 1990- son iniciados por mujeres. Pero las cifras, sin ninguna narraci√≥n, son s√≥lo n√ļmeros. No nos dicen por qu√© tantas mujeres, aparentemente en masa, est√°n tomando esta decisi√≥n desgarradoramente dif√≠cil. Interesada, dise√Ī√© y distribu√≠ una encuesta para saber m√°s. Cientos de mujeres respondieron a la encuesta y contaron sus historias. Y estoy muy agradecida de que lo hayan hecho.

Como soy un psicoterapeuta que ha trabajado con docenas de personas divorciadas y en proceso de divorcio, no estaba preparado para sorprenderme con los resultados. Resulta que muchos de los resultados me intrigaron e iluminaron. Pero el dato que m√°s me sorprendi√≥ fue √©ste: La friolera del 53% de las mujeres dijo que se divorciaron de sus c√≥nyuges debido al abuso emocional o psicol√≥gico. Esta fue la raz√≥n n√ļmero uno que dieron las mujeres para dejar sus matrimonios.

¬ŅQu√© es exactamente el maltrato emocional (o psicol√≥gico)? Es la manipulaci√≥n sistem√°tica de una persona por otra -mediante la intimidaci√≥n, el acoso y la cr√≠tica- con el fin de obtener el control. Las parejas que abusan emocionalmente lo hacen haciendo que sus c√≥nyuges se sientan inadecuados, est√ļpidos, culpables, perezosos o feos. La v√≠ctima no puede hacer pr√°cticamente nada para ganarse el favor de la pareja abusiva. Ella puede comportarse lo mejor posible (definido por √©l), cocinar su comida favorita todas las noches o perder 20 libras para que √©l la encuentre m√°s atractiva. Noticia de √ļltima hora: ninguna de estas cosas cambiar√° un √°pice la situaci√≥n. A menudo, la v√≠ctima tarda en darse cuenta de la inutilidad de sus esfuerzos, por lo que seguir√° bailando como una marioneta para complacer a su implacable c√≥nyuge.

El abuso emocional siempre est√° presente al principio de una relaci√≥n, a pesar de que se disfrace h√°bilmente de humor, preocupaci√≥n o amor. Nunca aparece m√°gicamente de la noche a la ma√Īana. Las personas propensas al maltrato emocional seleccionan cuidadosamente a sus parejas que parecen susceptibles. El abuso emocional puede, al menos al principio, pasar desapercibido. Y los maltratadores emocionales son tan h√°biles en su insidioso oficio que son expertos en no asustar a las v√≠ctimas potenciales.

¬ŅC√≥mo saber si est√°s en -o te diriges a- un matrimonio emocionalmente abusivo? Sencillamente, si no tienes una autonom√≠a saludable -al hablar o socializar o vivir-, entonces ya est√°s en una zona de peligro. ¬ŅControlas lo que dices, con qui√©n te relacionas o c√≥mo te vistes para contener sus reacciones? ¬ŅLimitas lo que cuentas a los dem√°s sobre la relaci√≥n porque es una regla t√°cita que no debes hablar de ella? El abuso emocional comienza con las reglas que pone tu pareja. Reglas dise√Īadas para, en √ļltima instancia, disminuirte y controlarte.

Para m√°s del 50 por ciento de los encuestados, los a√Īos de ser reprendidos y menospreciados finalmente pasaron factura. Tanto como para poner fin a sus matrimonios a causa de ello. Esto es lo que dicen algunos de los encuestados, despu√©s del divorcio, sobre la liberaci√≥n del abuso emocional que sufrieron en sus matrimonios. Su alivio es palpable:

"Soy libre de perseguir mis intereses sin que me hagan sentir culpable".

"Lo mejor es no tener a nadie que te diga que no a las cosas que quieres hacer".

"Poder ser mi propia persona con mis propios objetivos y sue√Īos sin que me digan que soy 'tonta y sin sentido' por primera vez desde que ten√≠a 16 a√Īos".

"No sentir que tengo que vivir mi vida bajo las "reglas" de otros".

Y aunque ahora sabemos que m√°s de la mitad de las mujeres encuestadas abandonaron sus matrimonios a causa de los abusos emocionales, a√ļn m√°s -un 70%- dijeron que se hab√≠an casado porque estaban enamoradas. Pero tan cierto como que el amor estaba ah√≠, tambi√©n lo estaba el abuso flagrante, al acecho hasta que la insularidad √ļnica del matrimonio le dio licencia para mostrar toda su cara.

Las mujeres sabias y perspicaces que respondieron a mi encuesta no son diferentes de m√≠, de ti, de tu hija, de tu manicura, de tu m√©dico o de tu actriz favorita. Las mujeres que sufren abusos emocionales no son d√©biles ni est√ļpidas. Casi cualquiera puede ser v√≠ctima de abuso emocional en alg√ļn momento de su vida. Para ser claros, no hay que avergonzarse de ser vulnerable con tu c√≥nyuge o de trabajar duro en tu matrimonio. Pero es problem√°tico cuando te empe√Īas en mejorar una relaci√≥n irremediablemente rota mientras ves desaparecer en el retrovisor cualquier atisbo de autoestima.

El cambio no puede producirse sin comprensión. Y una víctima de abuso emocional puede perder temporalmente su capacidad de comprensión, ya que todo lo que creía de sí misma -y de la bondad y la decencia humanas básicas- queda sesgado y distorsionado como resultado del abuso. Pero los datos son esperanzadores. Las cifras nos dicen que, de alguna manera, las víctimas de abusos emocionales están encontrando el camino de vuelta a la salud y al amor propio. Más que nunca en la historia, las mujeres están dejando muy claro que ya no están dispuestas a permanecer con parejas casadas que las maltratan.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

5 votos

Noticias relacionadas