barra head

Cuida tus ojos con las gafas de lectura

CUIDADOS SOBRE LA PRESBICIA

Si en tu último cumpleaños ya superabas los 40, es posible que estés empezando a notar algunos defectos en la vista. Se llama presbicia o vista cansada, y afecta a partir de esta edad a hombres y mujeres. Puede que ya no distingas con nitidez las letras pequeñas, o tengas que alejar el teléfono móvil para ver la pantalla con claridad.

Puedes estar tranquilo, no se trata de una enfermedad, pero sí debe actuarse pronto para evitar que la degeneración siga en aumento. Para ello, lo mejor es hablar con un especialista y que nos recomiende unas gafas para presbicia de farmacia. Hoy en día es muy fácil encontrar muchos estilos y colores que encajen con nuestra forma de ser y de vestir.

Por qué usar gafas para la presbicia

La presbicia o vista cansada es un proceso natural asociado a la edad y al envejecimiento de los tejidos oculares. Las gafas te permitirán mejorar el enfoque en las distancias cortas, evitando así forzar los párpados cada vez que tratamos de ver con nitidez. Esto supone también una prevención frente a dolores de cabeza o la fatiga visual (frecuentemente confundida con la presbicia).

Debes tener en cuenta que no existe un único tipo de gafas para la presbicia, y que pueden adaptarse a tu situación. Si de lejos no tienes problema pero de cerca no puedes enfocar, las gafas de lectura son tu mejor opción. En el caso de que confluyan la presbicia y otras condiciones visuales, como la miopía o el astigmatismo, no verás bien de cerca ni de lejos. Para esta situación, lo mejor es optar por las gafas con lentes progresivas.

Contacta siempre con un especialista para que te ayuden a elegir la mejor solución para ti, será la mejor manera de que te sientas cómodo con tus nuevas gafas. Gracias a ellas podrás seguir con tus rutinas diarias sin ningún problema: leer un libro, ver la televisión o trabajar con el ordenador sin que te afecte de forma grave.

De la misma manera podrás conducir, pasear, practicar tus aficiones o incluso deportes. Las gafas para la presbicia son una manera excelente y sencilla de afrontar este problema que afecta a la gran mayoría de personas, más de un 90% de la población con más de 55 años de edad.

Consejos para prevenir o retrasar la presbicia

Cualquier edad es buena para preocuparnos por cuidar nuestra vista pero, al alcanzar los 40, el riego de padecer presbicia aumenta considerablemente. Por eso es recomendable acudir frecuentemente al oftalmólogo y revisar tu fondo de ojo y la presión intraocular. Esta es la única forma de corregir cualquier problema visual que tengas o prevenir las enfermedades oculares.

A esta edad podemos solicitar un control completo, no solo por la vista cansada o presbicia, sino por otros problemas oftalmológicos relacionados con la edad. Las cataratas, la DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad) o el glaucoma son los más importantes. Estas revisiones periódicas permitirán al profesional seguir tu evolución y asesorarte en cualquier momento.

Categorías:

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

6 votos

Noticias relacionadas