barra head

1 de cada 10 personas tiene un tumor asintomático en sus glándulas que puede aumentar los riesgos de diabetes e hipertensión arterial

1 de cada 10 personas tiene un tumor asintomático en sus glándulas que puede aumentar los riesgos de diabetes e hipertensión arterial

Se calcula que aproximadamente uno de cada diez adultos tiene un tumor en las glándulas suprarrenales, una zona que modula ciertos factores de riesgo para la salud, en un estudio británico publicado recientemente en Annals of Internal Medicine.

Los tumores estudiados eran benignos, lo que significa que no son cancerosos y son en su mayoría inofensivos. Sin embargo, su presencia en las glándulas suprarrenales puede causar niveles elevados de una hormona del estrés, lo que puede aumentar aún más el riesgo de una persona de padecer diabetes de tipo 2 y presión arterial alta.

Situadas encima de los riñones, las glándulas suprarrenales producen varias hormonas que ayudan a regular el metabolismo, el sistema inmunitario y la respuesta al estrés, entre otras funciones esenciales.

Un pequeño bulto en las glándulas -llamado incidentaloma suprarrenal- puede desencadenar una producción excesiva de hormonas, causando efectos en cadena en todo el organismo.

Hasta uno de cada cinco pacientes con el tumor puede tener niveles más altos de lo normal de la hormona del estrés cortisol, según un estudio de 2019 publicado en la revista Endocrine. El cortisol impulsa muchos de los efectos del estrés en la salud a largo plazo, como la presión arterial alta, el azúcar en la sangre y la inflamación general.

El estudio más reciente pretendía comprender mejor cómo esos niveles elevados de cortisol podrían afectar a la salud en el futuro.

Las hormonas del estrés desencadenadas por el tumor pueden provocar una mayor necesidad de medicación

En comparación con los pacientes que tenían el tumor suprarrenal sin ninguna irregularidad hormonal, los que tenían niveles elevados de cortisol eran más propensos a ser diagnosticados de hipertensión arterial, señaló en un comunicado de prensa el Dr. Alessandro Prete, coautor del estudio.

Tras el diagnóstico, esos pacientes también necesitaron más medicación -por lo general, tres o más pastillas- para controlar su presión arterial en comparación con los que tenían tumores "silenciosos". Los pacientes con diabetes de tipo 2, además del problema del cortisol, tenían el doble de probabilidades de necesitar insulina, un medicamento utilizado para ayudar a las personas con diabetes a controlar su nivel de azúcar en sangre.

En el estudio participaron 1.305 adultos británicos con incidentalomas suprarrenales y sin evidencia de síndrome de Cushing, otro trastorno en el que el cuerpo produce demasiado cortisol. Las irregularidades del cortisol relacionadas con el tumor eran más frecuentes en las mujeres que en los hombres, y la mayoría tenía al menos 50 años.

Según el estudio, se calcula que alrededor del 10% de la población británica adulta tiene incidentalomas suprarrenales. Según estimaciones anteriores, la tasa es del 3-5% en la población general y de hasta el 10% en los ancianos.

A picture of a switch and lightbulb Suscribirse a las notificaciones push

Categorías:

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

15 votos

Noticias relacionadas