barra head

Esta azafata tuvo que atar a un pasajero a su asiento

"NUNCA HAB´´IA TENIDO QUE USAR CORREAS DE RETENCIÓN CONTRA UNA PERSONA"

Una ex azafata de vuelo comparte la alocada historia de cómo contuvo a un pasajero revoltoso tras una disputa por una lasaña

Para Ann Hood, ser una joven azafata de vuelo en los años 80 conllevaba algunos baches.

Como explica en sus memorias, "Fly Girl", tuvo que someterse a controles de peso, rechazar las insinuaciones no deseadas de los pasajeros masculinos e incluso contener a un viajero rebelde, todo ello sobre un plato de lasaña.

A los 24 años, Hood llevaba tres años trabajando como auxiliar de vuelo de TWA en 1982. Estaba sirviendo la cena en una ruta rutinaria de San Francisco a Nueva York cuando se convirtió en una grave pelea por la comida.

Mientras ofrecía dos opciones a los pasajeros -costillas y lasaña-, Hood se quedó sin el contundente plato italiano, como escribió en sus memorias, que se publicaron el 3 de mayo.

"Inevitablemente, nos quedábamos sin una de las opciones y a veces algún pasajero se enfadaba de verdad cuando eso ocurría", escribió, añadiendo: "Cuando llegué a la fila 45, me había quedado sin lasaña".

En esta situación particular, escribió Hood, ella deslizaba la opción restante en la bandeja del pasajero sin explicación o les ofrecía un cóctel de cortesía si parecían realmente decepcionados.

Pero este pasajero rechazó ambas opciones y se puso agresivo.

Tras gritar: "Quiero la lasaña", según Hood, el pasajero repitió: "Quiero. La. Lasaña".

Hood posa para una foto con su uniforme de la TWA.
Cortesía de Ann Hood.

La ex azafata Ann Hood dijo que su amplia formación le sirvió de ayuda

Hood recurrió a su amplia formación para aplacar al irritado pasajero. Según su relato en "Fly Girl", respondió: "Lo siento mucho, señor. Nos hemos quedado sin lasaña. Pero me encantaría ofrecerle un vino o un cóctel a cuenta de la casa".

Pero no fue suficiente para frenar el derrumbe del pasajero.

"Así de fácil estaba golpeando la unidad de iluminación superior y gritando: '¡Quiero la lasaña! Quiero la lasaña!" escribió Hood. Añadió que estaba golpeando la unidad "con tanta fuerza que el compartimento superior por encima de su asiento se abrió y la unidad de iluminación se rompió, colgando por unos pocos cables".

La escena ocurrió en un abrir y cerrar de ojos, dijo Hood a Insider. "No había sido un pasajero problemático", dijo. "En una fracción de segundo, sus ojos se volvieron locos, grandes, y empezó a romper cosas en el avión".

Asustada por su seguridad personal y la de los demás pasajeros del vuelo, Hood creyó que el pasajero era una bala perdida. "Se volvió loco y tuvo una crisis total", dijo, añadiendo que "estaba fuera de control".

Ella y la tripulación entraron en acción para contener la rápida escalada de la situación.

Imagen de archivo de una comida en vuelo.
Terraxplorer/Getty Images

Fue la única vez en su carrera en la que se necesitaron correas de sujeción

"Dos auxiliares de vuelo masculinos nos alcanzaron primero, uno de ellos con las correas de sujeción que llevamos a bordo, otro elemento que nunca pensé que tendría que utilizar", escribió Hood en su libro.

Cuando el capitán llegó al lugar de los hechos, escribió Hood, decidió no desviar el avión y hacer desaparecer al pasajero. En su lugar, el vuelo continuó hacia su destino, el aeropuerto internacional John F. Kennedy, donde la policía se reuniría con el avión al aterrizar.

En el suelo, se le pidió a Hood que prestara declaración a la policía mientras el pasajero rebelde era retirado por la policía esposado.

Cuando se enteró de lo que provocó el pasajero revoltoso, según Hood, el capitán comentó: "¿Todo eso por la lasaña?"

Durante sus siete años de carrera como azafata, Hood dijo que nunca había tenido que sacar las correas de sujeción a otro pasajero.

"Nunca había tenido que utilizar sistemas de retención -o de nuevo, en realidad-, pero sabías que eso es lo que se hace en esta situación. No compruebas el manual", dijo Hood a Insider, añadiendo que la tripulación de cabina está "muy entrenada" para momentos como este.

En cuanto al destino del pasajero, Hood dijo que lo desconocía. "Es otra historia de la que no sé el final, pero es un delito federal dañar un avión", dijo.

Décadas después, los tripulantes de cabina siguen lidiando con pasajeros revoltosos, especialmente durante la pandemia del COVID-19. Los auxiliares de vuelo han tenido que reducir numerosas situaciones a bordo en los últimos dos años, alimentadas por un clima político tenso.

Según los datos de la Administración Federal de Aviación (FAA), 2021 fue el peor año registrado, con 5.981 informes de incidentes con pasajeros indisciplinados. La FAA dijo que propuso 5 millones de dólares en multas contra los pasajeros indisciplinados.

Estas medidas pueden estar funcionando: a 31 de mayo de 2022, la agencia informó de 1.443 informes de pasajeros indisciplinados en lo que va de año.

Categor├şas:

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

4 votos

Noticias relacionadas