barra head

Las usuarias de TikTok hacen 'vabbing', es decir, usan sus jugos vaginales como perfume para activar su atracción natural. Un científico dice que eso no tiene sentido.

Las usuarias de TikTok hacen 'vabbing', es decir, usan sus jugos vaginales como perfume para activar su atracción natural. Un científico dice que eso no tiene sentido.

Algunas usuarias de TikTok están usando sus secreciones vaginales como perfume de bricolaje después de escuchar que el truco puede aumentar la atracción sexual.

La tendencia, llamada "vabbing", se convirtió en materia de TikTok después de que la usuaria Mandy Lee compartiera un vídeo, ahora eliminado, en el que avalaba esta práctica. Consiguió más de un millón de visualizaciones y comentarios de antiguos fans del vabbing que lo sugerían para las noches de cita y las entrevistas de trabajo.

No es la primera vez que el vabbing es noticia. En agosto de 2019, Refinery29 publicó un experto del libro de la sexóloga Shan Boodram "The Game of Desire", donde recomendaba el vabbing y compartía su experiencia personal, diciendo que lo ha hecho durante 15 años. Boodram luego habló de la técnica en el programa nocturno "A Little Late with Lilly Singh" y en el podcast "Talking It Out with Mike & Bryan".

Desde entonces, han salido al mercado perfumes que prometen potenciar las feromonas de una persona, señales químicas comunes a una determinada especie. Pero no hay pruebas científicas de que el vabbing o los perfumes potenciados con feromonas funcionen en los seres humanos, explica a Insider Tristram Wyatt, biólogo evolutivo que estudia los olores y las feromonas de diversos animales.

Los científicos aún no han encontrado feromonas en los humanos, y mucho menos en sus vaginas

Los estudios que señalan las feromonas de otros mamíferos sugieren que es "muy probable" que los humanos también emitan señales de feromonas, pero ningún investigador ha encontrado aún pruebas de ello en los humanos, dijo Wyatt.

Wyatt cree que se debe a la escasa investigación porque las feromonas no tienen ningún uso médico concreto.

Las feromonas encontradas en langostas, ratones e insectos tienen varios usos y no todos están relacionados con el sexo. En los conejos, por ejemplo, las feromonas permiten a las crías encontrar los pezones de sus madres y alimentarse.

Cuando se trata de mamíferos, encontrar estas feromonas y sus usos es difícil porque liberan olores más variados que otros animales, dijo Wyatt. Dado que los humanos huelen de forma diferente antes y después de la pubertad, eso podría indicar la existencia de una feromona relacionada con el sexo.

Pero, advirtió, esa investigación no existe, lo que hace que las feromonas humanas sigan siendo un misterio, y que prácticas como el vabbing sean un mito no comprobado.

El "vabbing" podría tener un efecto placebo de aumento de la confianza

Si quieres hacer vabbing, Wyatt no ve ningún problema en ello.

Dijo que es posible que la práctica tenga un efecto placebo. Dado que alguien se toma la molestia de llevar sus jugos vaginales, ese acto novedoso podría quedarse en su cabeza mientras se mueve por el mundo y convencerle de que actúe de una forma que sus posibles parejas podrían encontrar atractiva.

"No veo que haga ningún daño, y si te da algo de confianza, entonces ¿por qué no? La otra cosa es que, en nuestro estado actual de conocimientos, simplemente no lo sabemos", dijo Wyatt.

Categorías:

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

7 votos

Noticias relacionadas