barra head

Si no lo usas, ¬Ņlo pierdes realmente?

Hola de nuevo, querido amigo an√≥nimo. Bienvenido de nuevo a nuestra columna de conversaci√≥n sobre sexo, en la que los lectores nos env√≠an sus preguntas y nosotros investigamos y elaboramos una historia para responder a todas las preguntas que podamos. Hoy investigamos una vieja cuesti√≥n: si no lo usas, ¬Ņlo pierdes realmente?

Estamos bastante seguros de que no. Pero sería bueno obtener la confirmación de un verdadero experto en la materia. Así que hemos recurrido a la sexóloga y mentora mundial Juliet Allen para que nos ayude. Todo el mundo respira aliviado: son buenas noticias. De hecho, Juliet incluso dice que un descanso sexual podría ser beneficioso para nuestra vida sexual. Oooh la la, cuéntanos más.

Esto es lo que Juliet tiene que decir sobre: usarlo o perderlo.

"Practicar el sexo es como montar en bicicleta: una vez que te subes de nuevo, le coges el tranquillo a la conducción. Hacer una pausa en el sexo no significa que vayas a perder tu mojo, o tu toque especial".

"De hecho, un descanso del sexo puede ser realmente valioso porque nos da la oportunidad de reconectar con nosotros mismos y llenar nuestra copa con otras actividades llenas de placer en la vida. También nos da la oportunidad de centrarnos en otros aspectos de nuestra salud mental y física que a menudo quedan relegados al final de la lista cuando practicamos mucho sexo, sobre todo si no se trata de un sexo verdaderamente transformador."

"Después de un tiempo de descanso y de reflexión, somos capaces de abordar el sexo con nueva energía y nuevas ideas. Así que no tengas miedo de un descanso. Y no te preocupes si ahora mismo no tienes nada. Ya llegará tu momento (perdón por el juego de palabras), y las cosas sólo mejorarán a partir de ahora".

Y, si tienes curiosidad por saber cómo puede afectarte fisiológicamente un largo periodo de sequía (o a ese amigo al que le pides ayuda), escucha: seguimos sin problemas. Nuestra sensibilidad no cae en picado de repente, ni desaparece del todo.

Por supuesto, las paredes vaginales son muy el√°sticas y musculosas. Y nos atrevemos a mencionar el m√ļsculo m√°s caliente de los √ļltimos a√Īos... el suelo p√©lvico. Estos grupos musculares necesitan ser trabajados como cualquier otro m√ļsculo, pero no es necesario que un compa√Īero te ayude con ello. Hay montones de ejercicios para el suelo p√©lvico que se pueden hacer para mantener esa zona tonificada y... receptiva.

En cuanto a las paredes vaginales, se expanden de forma natural cuando se excitan, tanto si el autojuego es externo como interno. Así que la contracción y la expansión durante el amor propio es tan buena como la real, en lo que respecta a tu vagina.

La próxima vez que elijas fornicar consensuadamente con un fulano extremadamente afortunado, las cosas pueden sentirse un poco apretadas al principio. Pero la memoria muscular te servirá de mucho al final (feliz), así que deja que la presión literal (y física) de echar un polvo constante sea una carga para tu mente. Lo estás haciendo bien.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

6 votos

Noticias relacionadas