Lanvin, 谩ngeles y demonios en la tierra

LA PARIS FASHION WEEK RENDIDA ANTE ELBAZ

Lanvin, 谩ngeles y demonios en la tierra


Lanvin desfilaba sobre la pasarela de la Paris Fashion Week, uno de los shows m谩s esperados聽 y que por suerte, no decepcion贸. Alber Elbaz confiesa que habitualmente le pasa que de la inspiraci贸n inicial en el resultado queda muy poco. En esta colecci贸n, aparentemente el dise帽ador se inspira en el cielo y el infierno pero reconoce que a medida que dibujaba y maceraba la idea termin贸 por volver a la tierra.



Las mujeres que Lanvin mostr贸 en Par铆s tienen poco de 谩ngeles y de demonios, son seres terrenales en los que si hay ciertos elementos que nos remiten de alguno u otra manera al cielo y al infierno. Por ejemplo, las serpientes del inicio del desfile o la volatilidad de los vestidos de gasa. De todas formas, la colecci贸n resulta interesante, no necesita de ese hilo conductor o de una historia detr谩s.

Por una vez los vestidos no son el elemento sobre el que gira la colecci贸n, en esta ocasi贸n Alber Elbaz apuesta por la ropa de calle y presta especial atenci贸n a los pantalones y partes superiores, sean blusas, americanas o chalecos. Los hombros, adem谩s, son la zona en la que se centra el look, nada que ver con los 80 si es lo que imaginabas鈥 son hombros que transmiten poder y fortaleza. F铆jate en el trabajo de patronaje de las prendas superiores, sin perder un 谩pice de feminidad y delicadeza, las piezas cobran vida propia.

Elbaz apuesta por el smoking y la forma de vestir masculina y como Yves Saint Laurent, la adapta al guardarropa femenino. Pero no faltan tampoco los vestidos, marca de la casa, con plisados y muchas transparencias esta vez.聽 Es precisamente cuando empiezan a salir los vestidos que la paleta de color de Lanvin se enciende, del gris, el negro y el blanco, pasamos al rosa, al azul cielo y al verde oliva.

Los contrastes son algo que fascina a Alber Elbaz y que est谩n igualmente presentes en la colecci贸n, no tan exagerados como en la colecci贸n que present贸 hace justamente un a帽o, pero si vemos contrastes sobretodo de colores, de las incrustaciones sobre la pulcritud del blanco y el negro, tambi茅n en ciertas siluetas, en el juego de los plisados y las aberturas y en el movimiento o ausencia del mismo, de las prendas.

Como te dec铆a, siempre hay hueco para las incrustaciones y la pedrer铆a, en esta ocasi贸n reforzando la zona de los hombros y en ning煤n caso aportando color.

Sin duda Elbaz merece felicitaciones por su trabajo, una vez m谩s, consigue que Lanvin siga en la cresta de la ola, en esta ocasi贸n sin necesidad de caer en la repetici贸n de la f贸rmula del 茅xito de los vestidos de colores al bies de colores. Tampoco hay volantes ni dem谩s elementos identificativos del trabajo anterior de Alber Elbaz en Lanvin por lo que le felicitamos, ya se sabe aqu铆, reinventarse o morir!

驴Te gusta? 隆Punt煤alo!

12 votos

Noticias relacionadas
load