Concursos de belleza infantiles

DIVAS EN MINIATURA

En Estados Unidos proliferan los concursos de belleza y no sólo para adolescentes o adultos sino que los concursos infantiles tienen un largo recorrido y un éxito terrorífico.

No sé si habéis visto la película Little Miss Sunshine pero al margen de las relaciones personales, todo gira en torno a un concurso de belleza infantil. Ves a esa niña preciosa, con gracia y natural y ya sufres…porque ves las lacas, rizadores y mini vestidos, taconcitos y niñas repelentes y sabes que la cosa acabará mal.



El tema me ronda estos días y me hace pensar, porque este ritmo frenético que llevamos en la moda y sobretodo los cánones de belleza que gastamos no pueden reportar nada bueno si no tenemos medida. Precisamente creo que es lo que pasa con los concursos de belleza infantiles, especialmente en Estados Unidos donde existe toda una industria detrás.

Saco a relucir el tema porque estos días he visto en varios blogs y portales de moda un video que a mí me parece terrorífico, una pequeña de 4 años que imita a Dolly Parton. Hasta aquí bueno, todos hemos visto alguna vez Lluvia de Estrellas y hasta tiene su gracia; pero bueno, la cuestión es que forma parte de su presentación como Miss lo que sea y se toma muy enserio su caracterización como Dolly con su trasero y sus pechos.

El programa en cuestión ya me parece siniestro: Toddlers & Tiaras, es un concurso de estos pero televisado. En este concurso está Maddie, que es la pequeña Dolly Parton que se llevó el cuarto premio con un traje que además, era heredado de su madre, que también, de pequeña, fue carne de concurso de belleza. La madre en cuestión no puede estar más orgullosa y enseña los movimientos clave a su hija encantadísima.

Es como poco para pensarlo dos veces, y más después de haber visto las criticas por editoriales de moda con niños, sesiones tachadas de eróticas y campañas vetadas. En estos concursos las niñas son pequeñas mujeres antes de hora, incluso en este programa alguna usa un bronceador falso para ser Beyonce o el fenómeno de Eden Wood, la niña superestrella que hace un tour por centros comerciales en EEUU con su single Cutie Patootie.

A mí me parece una locura absoluta y que al final, como todo, es un arma de doble filo. Puede ser algo ligero y divertido pero también puede llegar a ser un problema. ¿Qué pensáis vosotros?

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

14 votos

Noticias relacionadas
load