¿Acercarnos a las marcas de lujo? Sí, a través de su cosmética




¿Qué sería de las firmas de lujo sin las gafas de sol, de ver y sus productos de perfumería? Pues ya te lo digo yo, estarían acabadísimas. Y es que, hoy por hoy, el ciudadano de a pie tiene más fácil comprarse un esmalte por veintipico euros que un bolso que supera los mil (y en ocasiones los dos mil).

Las marcas han encontrado en estos campos su verdadero sustento. El dinero lo recaudan los miles de perfumes, los cientos de cremas, de coloretes y sombras de ojos que se venden en las secciones de belleza de los centros comerciales.

Ellos ganan dinero y nosotros, clase media, rozamos con la punta de los dedos lo que supone una experiencia de compra de lujo. Nos tratan bien en el stand, nos preparan el paquetito de manera deliciosa (yo recomiendo decir siempre que es para regalo, aunque sea para ti misma, ya que en conclusión es un presente) y después llegamos a casa y lo tocamos. Lo bien que está hecho, lo mimado que está hasta el último detalle el packaging y lo bien que huele. Hummmm. Un sueño hecho realidad.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

5 votos

Noticias relacionadas
load