barra head

Di a luz como madre soltera en Australia gracias a la asistencia sanitaria universal

NO PODR√ćA HABERLO HECHO EN ESTADOS UNIDOS

Di a luz como madre soltera en Australia gracias a la asistencia sanitaria universal. No podría haberlo hecho en Estados Unidos.

Cuando decidí ser madre soltera, había muchas cosas que me preocupaban, como por ejemplo cómo sería pasar por la fecundación in vitro sola y quién estaría conmigo cuando diera a luz.

Una cosa que nunca me preocupó fue si el coste de la FIV me impediría ser madre. Eso es porque tuve mis bebés en Australia.

No siempre fue mi aspiración ser madre soltera, pero me acercaba a los 40 años, acababa de quedarme soltera y no quería que la falta de pareja me impidiera cumplir mi sueño de ser madre. Vivo en un país en el que la asistencia sanitaria universal -Medicare, que incluye la FIV- se da por sentada, así que la economía no fue un factor determinante en mi decisión.

No tener que pagar fue una gran ventaja

En Australia, hay clínicas que ofrecen FIV de pago masivo, un servicio que está cubierto íntegramente por Medicare para quienes no pueden permitirse el tratamiento. A las personas con bajos ingresos se les ofrecen opciones de bajo coste, así como planes de pago.

Sin embargo, decidí que, a la hora de elegir un especialista en FIV, quería uno de los mejores. Tuve la suerte de conseguirlo, pero tuvo un precio. Medicare solo cubría una parte de sus abultados honorarios, y cada transferencia de embriones en el hospital también tenía un coste de bolsillo.

Afortunadamente, me quedé embarazada de Greta en mi tercer intento, y las facturas se acabaron. El embarazo y el parto están completamente cubiertos por Medicare. Eso incluye la patología, las citas con el médico y la estancia en el hospital.

Di a luz en el Royal Women's Hospital de Melbourne, que era un centro público completamente nuevo que contaba con los últimos equipos y hermosas habitaciones, muchas de ellas individuales para pacientes. Debido a mi edad, se consideró más seguro que me hicieran una cesárea, como hice con mis dos hijas.

Todos los cirujanos de la sala fueron encantadores y, con mi madre a mi lado, tuve una experiencia de parto positiva.

Una enfermera me revisó en casa tras el parto

El primer año de vida de un niño en Australia está jalonado de múltiples visitas a un centro de salud materna, donde una enfermera recoge y controla los hitos del desarrollo, ofrece consejos a las nuevas madres y las pone en contacto con otros servicios, como vivienda o apoyo a la violencia familiar, en caso de que los necesiten.

Como me hicieron una cesárea, mi enfermera de salud materna vino a mi casa para las primeras visitas. No era raro que recibiera llamadas telefónicas en las que me decía: "Estoy a punto de salir del trabajo y me preguntaba si necesitas que te deje algo de leche o cualquier otra cosa de camino a casa".

Como madre soltera, este apoyo y esta amistad no tienen precio, literalmente, ya que todo está cubierto por el gobierno.

Tener hijos había sido un camino tan largo y emotivo, así que era importante para mí que, una vez que los tuviera, pudiera quedarme en casa con ellos el mayor tiempo posible.

En Australia, el gobierno paga a las mujeres tres meses de permiso parental, y la empresa en la que trabajaba me ofrecía tres meses más. Con el permiso que también había acumulado, pude estar con mi hijo durante un año antes de tener que plantearme volver al trabajo.

Me dieron a elegir y, gracias al país en el que vivo, pude tomar la decisión correcta para mí.

Categorías:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

6 votos

Noticias relacionadas