barra head

Como nos enga├▒a el cerebro

7 MANERAS EN QUE NUESTRO CEREBRO PUEDE ENGA├ĹARNOS

¿También tienes una taza favorita que haga el té más sabroso? ¿Y prefieres tomar las cosas con la mano derecha (si eres diestro)? Probablemente nunca has pensado que incluso las acciones más ordinarias no son sólo hábitos, sino trucos de nuestra mente. Si quieres saber sobre el origen de estos fenómenos y también por qué te gusta posponerlo antes de los acontecimientos importantes, lee nuestro artículo. Todas las respuestas están aquí.

Desde Estarguapas hemos investigado las paradojas más interesantes de la percepción que te harán preguntarte sobre muchas cosas.

Nuestros ojos pueden cambiar el sabor de la comida

7 Ways Our Brain Can Trick Us

Los estudios muestran que el color de los platos y las fuentes puede cambiar el sabor y el olor de la comida. Por ejemplo, el chocolate caliente parece más sabroso en una taza de color naranja o crema y el sabor de la gelatina de fresa es más rico cuando se sirve en un plato blanco, no en uno oscuro. Esta es la razón por la que mucha gente tiene tazas y platos favoritos. Aquí hay algunos otros hechos interesantes sobre la percepción del sabor:

  • Los platos amarillos hacen que los limones huelan más fuerte.
  • Las bebidas frías se sirven mejor en copas de colores más fríos.
  • La comida se vuelve más dulce si se sirve en un plato rosado.

La mano derecha parece ser más larga que la izquierda

7 Ways Our Brain Can Trick Us

Los estudios muestran que la mano derecha parece más larga por lo menos una pulgada. Esta es la causa de la ilusión cuando parece que se puede alcanzar un objeto más rápido con la mano derecha (si se es diestro). Sin embargo, esto es cierto sólo para los diestros, los zurdos no notan la diferencia.

Pensamos en nosotros mismos en el futuro de la misma manera que lo hacemos con una persona que no conocemos.

7 Ways Our Brain Can Trick Us

Probablemente conoces esta sensación: mañana es un día importante para el que debes prepararte y estás viendo un episodio de tu programa favorito o simplemente paseando por tu apartamento tomando té. ¿Por qué hacemos esto? La cosa es que cuando pensamos en nuestro futuro, nuestro cerebro imagina una persona que no conocemos. El cerebro piensa que será otra persona la que se ocupará de los problemas que aparecerán debido a la postergación de hoy. Y este extraño será capaz de manejar la situación. En cualquier caso, no serás tú. Es por eso que la gente a menudo tiene estilos de vida muy poco saludables, hace cosas inmorales y pospone sus tratamientos.

Nuestro cerebro no ve ni siquiera los cambios más obvios.

7 Ways Our Brain Can Trick Us

Este fenómeno tiene un nombre: ceguera del cambio. Es el mecanismo de defensa del cerebro que le permite no procesar toda la información que recibe constantemente. Por ejemplo, si miras una foto por un rato y luego te distraes, y luego vuelves a mirar la foto, puede que no notes ni siquiera los cambios más obvios.

Los científicos hicieron un experimento: los estudiantes fueron a entrevistas de trabajo y fueron recibidos por una persona que les ayudó a rellenar todos los formularios necesarios y les explicó qué hacer a continuación. Los estudiantes no sabían que había otra persona escondida bajo el escritorio y que en algún momento reemplazaría a la primera. El que estaba escondido no se parecía en nada al primero e incluso llevaban ropa diferente, pero los estudiantes no notaron ninguna diferencia. El experimento se hizo muchas veces y los resultados fueron siempre los mismos. ¡Imagínate cuántas cosas ni siquiera notamos cada día!

Nuestros éxitos son sólo razones para una indulgencia

7 Ways Our Brain Can Trick Us

Para otro estudio, se reunieron 2 grupos de personas. Las personas habían estado a dieta durante mucho tiempo y ya habían logrado algunos resultados significativos. El primer grupo fue elogiado y los logros del segundo grupo fueron ignorados. Después de eso, a todos ellos se les ofreció un regalo a su elección: una manzana o una barra de chocolate. El 85% de los elogiados eligieron el chocolate y en el segundo grupo, sólo el 58% de la gente eligió el chocolate.

A nuestro cerebro le gusta encontrar excusas para la indulgencia, lo que puede llevar al fracaso. Imagine que las personas con adicciones graves se encuentran en esta situación: cuando las elogia, es muy probable que vuelvan a lo que habían estado tratando de dejar. El cerebro siempre preferirá un proceso o actividad que consuma menos energía, incluso si esto lleva a una disminución en la duración de su vida.

Cuanto más baja es tu autoestima, más atractivos se ven los demás.

7 Ways Our Brain Can Trick Us

Se realizó un simple experimento: se mostraron a la gente 3 fotos de famosos. Una de las fotos era real, la segunda fue editada para que la persona se viera más gorda y la tercera fue alterada para que se viera más delgada. A los participantes se les pidió que encontraran la foto real. Los resultados fueron bastante interesantes: si una persona (el género no importa) estaba satisfecha con su propio cuerpo y no tenía problemas, podía distinguir fácilmente la foto original de la falsa. Si una persona estaba preocupada por su propio peso extra o por ser demasiado delgada, elegía la foto que era la opuesta a su problema. El mismo experimento se puede realizar con cualquier otro problema. La conclusión es que la realidad, a través de nuestros ojos, se distorsiona dependiendo de nuestras propias inseguridades, porque pensamos que todos los demás no tienen este problema.

El cerebro no puede diferenciar entre la realidad y la fantasía.

7 Ways Our Brain Can Trick Us

El cerebro tiene la misma respuesta a lo que piensas y a lo que haces, y hay varias cosas que prueban esta idea:

  • Los científicos hicieron un experimento en el que se pidió a un grupo de personas que tocaran el piano y al otro grupo se le pidió que imaginara que estaban tocando el piano. La reacción de los cerebros de los 2 grupos fue la misma.
  • En otro experimento, los científicos pidieron a un grupo de personas que imaginen comida invisible y la coman. Los participantes la masticaron y tragaron los trozos de comida que imaginaron. El resultado fue que sintieron mucha menos hambre.
  • Nuestros pensamientos y cómo nos sentimos están conectados. Las reacciones químicas en el cuerpo ocurren sin importar si la situación es real o imaginaria. Por ejemplo, si te preocupas demasiado todo el tiempo, puedes aumentar el nivel de cortisol (la hormona del estrés) en la sangre. La buena noticia es que el mismo principio funciona con la serotonina (la hormona de la felicidad). Así que, si imaginas que eres feliz, puedes mejorar realmente cómo te sientes.

¡Comparte tus ideas sobre los fenómenos descritos en este artículo en la sección de comentarios de abajo!

Noticias relacionadas
load